SANTO DOMINGO. La acción que dejó como resultado dos agentes penitenciarios y cuatro reclusos muertos, así como ocho heridos el viernes pasado en la cárcel de Najayo, obedeció a una respuesta a un comando armado del crimen organizado, con chalecos antibalas y fusiles automáticos, que disparó desde fuera, en diferentes ángulos, con el objetivo de llevarse a una indeterminada cantidad de reclusos.

Así lo reveló el coordinador nacional del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, Ysmael Paniagua, quien planteó que ésa es la realidad del incidente en el penal, que está en proceso de transición del viejo sistema.

Aseguró que se trató de una acción dirigida a sacar del reclusorio, “con la fuerza y las armas del crimen organizado”, a un grupo de privados de libertad “indeterminados hasta ahora”.

Consideró que el hecho constituyó un desafío para el Estado dominicano, el Gobierno, la sociedad y al modelo de gestión penitenciaria. “Nosotros respondimos a la altura de toda institución capaz de garantizar la seguridad y la integridad de sus instalaciones y de su personal”.

Sin embargo, sostuvo que en un enfrentamiento, donde desde la calle disparan con fusiles contra una instalación y desde adentro, por una debilidad de seguridad ingresan armas e hieren de muerte al subdirector de seguridad, Amarante Polanco, y al supervisor Casanova Montero, había que responder con toda la fuerza y las armas con que contaban en el marco de la ley.

Sobre las causas que motivaron la acción, Paniagua observó que son parte de las investigaciones que el Ministerio Público y la Policía Nacional están desarrollando. Manifestó que el personal y la seguridad han sido reforzados, “y tenemos nuestros espacios cubiertos y garantizada la seguridad en los centros de corrección y rehabilitación para los privados de libertad, para las visitas y los usuarios”.

Paniagua indicó que las actividades se están desarrollando normalmente en Najayo, la que recalcó está bajo control del sistema, que cuenta con unidades especiales entrenadas contra el terrorismo. “Que el crimen organizado y el narcotráfico y la delincuencia sepan que nuestros espacios están cerrados a ellos, no hay espacios para que ellos actúen dentro de nuestro territorio, dentro de los centros de corrección y rehabilitación”. Advirtió que las autoridades responderá tienen con qué responder en cada una de las circunstancias.

Investigan

La Procuraduría General de la República identificó a la persona que alegadamente alquiló la yipeta Hyundai Santa Fe color gris, placa G207596, presuntamente utilizada durante el fallido asalto e intento de fuga del pasado viernes en el CCR-Najayo Hombres. El procurador general adjunto Bolívar Sánchez, quien  encabeza las investigaciones, informó que el vehículo le fue rentado a una joven que presentó como identificación un pasaporte norteamericano con el nombre de Rosa María Martínez.

Ponen en libertad a dos señalados que se entregaron

La Procuraduría General de la República dispuso la libertad de Gustavo Alcántara Valdez (El Grande) y Abraham Suero García (El Gordo), quienes se entregaron tras ser identificados por la Policía como dos de cinco hombres que supuestamente dispararon contra el centro penitenciario.

La decisión fue adoptada, luego de no encontrarse elementos que vinculen a los imputados con las acciones que buscaban perpetrar un asalto en Najayo.

El Inspector General del Ministerio Público, Bolívar Sánchez, manifestó que la decisión fue adoptada “porque no tenían nada que ver con el caso”.

Comentó que un alguacil acudió a presentar documento que acreditan que ese día se produjo un embargo, donde ambos estaban presentes en la ejecución del mismo.

Indicó que han sido interrogadas muchas personas con respecto a la situación originada en el recinto.

Entre ellas, el dueño del dealer donde fue rentada la yipeta que alegadamente iba a ser utilizada para transportar a los reclusos que serían sacados de la cárcel.

Fuente:DiarioLibre