image

 

El uso de electrodomésticos para descongelar, cocinar y recalentar la comida hace tu día a día mucho más fácil. A pesar de la practicidad, hay razones para no usar el microondas, o por lo menos evitarlo. Esto pasa porque la intoxicación alimentaria puede ocurrir dadas las técnicas de manipulación de alimentos inadecuados.

Debido a que el uso doméstico del horno de microondas ha aumentado dramáticamente en las últimas décadas, es importante tener en cuenta las siguientes razones para evitar cocinar o calentar los alimentos.

1. A diferencia de los alimentos cocinados en hornos convencionales, el microondas hace que los sabores se pierdan. Esto sucede porque la comida no se calienta uniformemente y ciertos compuestos químicos se evaporan, según una investigación del Departamento de Química del Sabor y Aroma de Centro Nacional de Investigación Tahrir St. Dokki en El Cairo, Egipto.

2. Los alimentos preparados en hornos de microondas que no se cocinan con el tiempo suficiente genera la reacción de Maillard. Es una compleja interacción química entre azúcares y proteínas que provoca el oscurecimiento en los alimentos.

3. Los alimentos se deshidratan con mayor facilidad. Esto es porque las moléculas de agua reaccionan con más fuerza al calor de las ondas electromagnéticas, evaporando el líquido contenido en la comida, según datos del Departamento de Química del Sabor y Aroma.

4. El calor del microondas no penetra en las piezas más gruesas de los alimentos y puede producir una cocción desigual. Esto podría ser un riesgo para la salud porque al no calentarse suficientemente la comida, podrían mantenerse ciertas bacterias causando malestares gastrointestinales. En este caso, se recomienda dejarla reposar por algunos minutos para permitir que el calor se distribuya uniformemente.

Si en tu caso es inevitable hacer uso del horno de microondas, especialistas de Harvard Medical School dan ciertas recomendaciones para aumentar la seguridad de tus alimentos.

1. No uses botellas, envases o recipientes de plástico del yogur, crema, mayonesa, mostaza para calentar tu comida.
2. No calientes los alimentos con bolsas de plástico del supermercado.
3. Antes de calentar la comida, asegúrate de ventilar el contenedor. Deja la tapa abierta o levanta el borde de la cubierta.
4. Opta por calentar los alimentos en recipientes de vidrio o cerámica

Fuente