Los puntos negros son imperfecciones estéticas que pueden o no ser visibles ante las personas. Partiendo de esta incertidumbre, sería preferible evitarlos en pro de tu belleza física, y a continuación aprenderás cómo hacerlo.

¿Por qué aparecen los puntos negros?

Según un artículo del portal Infosalus, los puntos negros surgen especialmente en las pieles muy grasas a raíz de, entre otras cosas, altas cantidades de secreciones sebáceas, que pueden incrementar todavía más por el sudor producido por las altas temperaturas del verano.

En concreto, los puntos negros son dilataciones del folículo piloso de la piel. Dichas dilataciones se dan por la acumulación de sebo y de queratina, acumulación que también está influenciada por factores hormonales.

La adolescencia es un periodo propicio para el surgimiento y desarrollo de los puntos negros, que pueden variar e incrementar de tamaño en esta etapa de la vida como consecuencia de las alteraciones hormonales.

Cómo prevenir los puntos negros

En efecto, es posible prevenir los puntos negros a partir de ciertos cuidados de higiene facial, así como el uso de productos capaces de regular la producción de sebo. Estas acciones también son útiles para reducir el tamaño de los mismos.

Un proceder común y erróneo en torno a los puntos negros es intentar removerlos por mano propia. Es preferible que esto ocurra por la mano de especialistas para así garantizar que el punto negro no se va a sobre infectar y posibiliten la aparición de granos.

Respecto a la higiene facial, puedes optar por lavar tu cara dos veces al día con jabones reguladores, aplicar crema o loción querolítica, y en casos muy severos, usar los mismos fármacos que se recetan para el acné de forma tópica.

Los puntos negros son muy comunes de desarrollar cuando no se toman las medidas pertinentes para evitarlos. Ahora que las conoces, tienes la posibilidad de tomar acción y proteger tu apariencia.

Fuente