SANTO DOMINGO. Como un servidor público ejemplar que siempre colocó en primer lugar a su familia, fue definido el exvicepresidente de la República y excanciller, Carlos Morales Troncoso.

Su sepelio, a las 2:15 de la tarde en el cementerio Puerta del Cielo, estuvo precedido de las honras fúnebres propias de un vicemandatario, consistente en la interpretación del Himno Nacional y una salva de artillería de 19 cañonazos.

Al frente del camposanto, fue colocado un batallón mixto de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Al llegar a su morada final, su yerno, Eugenio Baittiner, y sus nietos, Colette y Carlos Bogaert Morales, leyeron emotivas palabras, que describieron al padre y al abuelo amoroso que llamaban cariñosamente “Ulo”.

“Gracias por todas esas cosas buenas, por las alegrías, por la tristeza, por el amor a Doña Luisa, por el amor a Nicole, a Lucero, a Ivette y a Cecilia y a todos sus nietos, a su adorable Moon River, a sus caballos”, expresó su yerno.

Al sepelio acudió el expresidente Leonel Fernández, para quien Morales “fue un hombre íntegro, trabajador, de trato afable y sobre todo con una fibra patriótica que la puso en evidencia en los foros internacionales donde tuve el privilegio de participar junto a él. Un gran canciller que entendió perfectamente el papel que la República Dominicana tenía que desempeñar en el ámbito internacional”.

Fernández afirmó que en el plano familiar siempre sintió su apego con esposa e hijas. “Personalmente, siento que he perdido un gran amigo”.

También estuvieron los dirigentes reformistas Federico Antún, Víctor Bisonó, Ramón Rogelio Genao, Amable Aristy, Alexandra Izquierdo, Modesto Guzmán, entre otros.

Al mediodía se hizo una misa en la Catedral, pero no se permitió la entrada a los medios.

En Palacio

A las 10:50 de la mañana, el presidente Danilo Medina, al despedir a Morales Troncoso durante un acto en el Palacio Nacional, afirmó que la República Dominicana perdió a un servidor capaz que luchó por la construcción de una Patria más grande.

El Jefe del Estado destacó el papel jugado por el ex diplomático en momentos como la guerra fría y la consolidación de la democracia. “Fueron días en los que el país necesitaba la presencia de personas con templanza, con visión y con generosidad al frente de las más altas instituciones”, comentó.

Consideró que fue una suerte para el país el haber contado con los servicios de una persona como Morales Troncoso, muy dedicado y capaz, que dedicó sus últimos años a la política.

Medina destacó que el ex vicepresidente de la República se dedicó a tender puentes entre todos los dominicanos y con el mundo.

Aseguró que el país pierde a una gran hombre, un referente en materia diplomática, que amó su paria con todo el corazón, abierto al Caribe, a América y al mundo.

El presidente Medina, su esposa Cándida Montilla de Medina, la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández y sus principales funcionarios encabezaron la ceremonia que duró una hora.

Les fueron rendidos los honores correspondientes, y en el lobby compañeros de partido, funcionarios del Gobierno, dirigentes políticos, empresarios y allegados manifestaron su pesar a los familiares.

La primera guardia de honor la encabezó el presidente Medina, la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández, el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo y el ministro de Defensa, Teniente General Máximo William Muñoz Delgado.

Fuente:DiarioLibre