Estamos demasiado acostumbrados a consumir medicamentos ante el primer síntoma de malestar que presentamos, sin embargo a la larga este tipo de costumbres se asocian con efectos secundarios. La realidad es que cuando se trata de afecciones comunes como es el caso de resfriados, gripes, dolores estomacales o alguna inflamación leve, la naturaleza siempre será el mejor aliado.

Hoy en día la nutrición y la calidad de los alimentos que consumimos juegan un papel fundamental en nuestro estado de salud, es por ello que actualmente tenemos a la mano todo tipo de herramientas naturales para potenciar las defensas y mejorar ciertas condiciones de salud. Los remedios caseros son uno de los pilares más populares en las nuevas tendencias de bienestar, esto se debe al poder medicinal y terapéutico de los ingredientes que los conforman.

Sobre los beneficios del batido de piña, jengibre y cúrcuma:

Probablemente los batidos sean uno de los aliados más efectivos cuando se trata de fortalecer al organismo. Son una popular y efectiva alternativa para nutrir y combatir una larga lista de dolencias y enfermedades. Este batido de piña, jengibre y cúrcuma es mejor que tomar un ibuprofeno, esto se debe en gran parte a su concentración en aceites esenciales que estimulan al sistema inmunológico y a la vez promueven la relajación en músculos y articulaciones, es ideal para combatir el típico cuerpo cortado síntoma que se presenta con la mayoría de las gripes y resfriados.

Se trata de una exquisita combinación de ingredientes con un gran poder antioxidante y antiinflamatorio, a la vez es una bomba en vitaminas y minerales. Principalmente se utiliza para combatir gripes y resfriados, sin embargo debido a su potente combinación también beneficia otras condiciones. Entre las principales se destacan: eliminación de retención de líquidos, dolores musculares y articulares, hígado intoxicado, padecimientos digestivos e infecciones urinarias. 

Cuando tenemos gripe existen algunos aspectos clave a considerar para acelerar el proceso de recuperación: hidratación, consumo de alimentos ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y de poder antiinflamatorio y antibacteriano, este batido cumple con todo.

El poder medicinal de la piña, jengibre y curcuma:

De manera individual cada uno de estos ingredientes son reconocidos por su gran potencia curativa, imagina lo que pueden hacer al unir sus únicas y especiales bondades. 

El poder medicinal de la piña:

La piña tiene la peculiaridad de contener una enzima única llamada bromelina, a la que se le atribuyen grandes beneficios para combatir todo tipo de inflamaciones. A la vez es valorada por sus propiedades depurativas y diuréticas que favorecen la eliminación de toxinas y todo tipo de líquidos retenidos, sin deshidratar el organismo. Por último y no menos importante es verdaderamente rica en vitamina A y C, minerales como el potasio en gran cantidad, los tres son de gran relevancia para el  buen funcionamiento del sistema inmune y ayudan a combatir el ataque de cualquier agente patógeno. 

El poder medicinal del jengibre:

Todo lo bueno que necesita el organismo se encuentra en el jengibre, no en vano desde épocas antiguas a la fecha es considerado una de las especias de mayor poder curativo. Entre sus inmensas cualidades el jengibre contiene una sustancia única llamada gingerol que le confiere gran parte de sus beneficios, entre los que sobresale su poder antibiótico, analgésico y antiinflamatorio. Uno de los aspectos que más llaman la atención cuando se trata de atacar gripes y resfriados se debe a su capacidad de inhibir el crecimiento de varios tipos de microorganismos. Por otra parte su característico sabor picante aporta propiedades expectorantes y brinda una sensación de calor en el cuerpo que ayuda a reducir significativamente la congestión en vías respiratorias. 

El poder medicinal del cúrcuma:

La raíz de cúrcuma es otra de las especias medicinales más reconocidas, se trata de oro líquido para la salud. También tiene la peculiaridad de contener una principio activo único llamado curcumina, que le confiere su color amarillo vibrante característico y sus propiedades terapéuticas. Entre las bondades que más llaman la atención se encuentra su poder antioxidante y antiinflamatorio, forma parte de diversas terapias naturales para combatir el dolor e inflamación crónica. Es un gran aliado para fortalecer las defensas, mejorar el proceso digestivo, regula el colesterol alto y la hipertensión.

¿Cómo preparar el batido?

Ingredientes:

  • 4 rebanadas de piña, picada en cubitos
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • 1/2 cucharada de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 250 ml de agua purificada
  • Hielo al gusto

Modo de elaboración:

  1. Agrega todos los ingredientes en el vaso de la licuadora y procesa hasta obtener un líquido suave y terso. Puedes ajustarlo y agregar un poco más de piña o jengibre, según tus gustos.
  2. Sirve en un vaso grande y consume inmediatamente, para evitar la oxidación de los ingredientes.
  3. Consume durante 8 días consecutivos, de preferencia en ayuno. Notarás rápidamente sus beneficios.

Fuente