Loading...

Dudas sobre quien lanzó ataque sirio con gas (raccoonknows.com)El gobierno estadounidense insiste  que su información de espionaje lo demuestra, pero la ciudadanía  norteamericana no ha visto aún una sola prueba específica —fotos  satelitales o transcripciones de las comunicaciones militares sirias—  que relacionen al régimen del presidente Bashar Assad con el presunto  ataque con armas químicas del mes pasado que mató a centenares de  personas.

Ante la falta de dichas pruebas, Damasco y su aliada  Rusia están presentando otra posibilidad: que los insurgentes  perpetraron el ataque del 21 de agosto con armas químicas. Ninguna de  las partes ha presentado prueba alguna que sustente su hipótesis. Ello  ha creado más interrogantes que respuestas mientras Estados Unidos  amenaza con lanzar un posible ataque militar.

El ataque de primera  hora contra el poblado de Ghouta, un suburbio de Damasco en poder de  los insurgentes, fue el más mortífero causado por armas químicas en los  dos años y medio de guerra civil en Siria.

Los relatos de los  sobrevivientes, las fotos de muchos de los cadáveres envueltos en  sudarios blancos y decenas de videos que muestran a las víctimas con  convulsiones mientras intentan respirar conmovieron al mundo e hicieron  que el presidente Barack Obama pidiera una respuesta ya que el empleo de  las armas químicas fue el detonante —la llamada “línea roja”— que había  establecido un año antes.

Sin embargo, una semana después que el  secretario de estado John Kerry describiera el caso contra Assad, los  estadounidenses —por lo menos aquellos sin acceso a los informes  secretos— no han visto ni una sola evidencia.

Hay pruebas públicas  que demuestran la existencia del ataque, inclusive videos de los  cohetes que los analistas creen que fueron usados. Los funcionarios  estadounidenses difundieron el sábado un conjunto de videos que  mostraron a las víctimas, inclusive niños, con los síntomas de lo que  parece ser un gas neurológico venenoso. Algunos especialistas creen que  la magnitud del ataque y la cantidad de agentes tóxicos que al parecer  fueron lanzados, ponen en duda que los insurgentes pudieran haberlo  efectuado.

Lo que no existe en la palestra pública es una prueba  directa, en lugar de indicios circunstanciales, que liguen el ataque con  el régimen.

El gobierno estadounidense, que busca el apoyo de un  Congreso dividido y el escepticismo de los líderes mundiales, sostiene  que su propia valoración se basa principalmente en información  facilitada por satélites y la inteligencia electrónica, inclusive  indicaciones en los tres días anteriores al ataque de que el régimen  preparaba el empleo de gases venenosos.

La Casa Blanca mantiene  que esas pruebas son secretas y sólo comparte los detalles a puerta  cerrada con miembros del Congreso y aliados clave.

El gobierno de  Obama sostiene que 1.429 personas murieron en 12 lugares, en su mayor  parte al este de la capital, un cálculo parecido al de la Coalición  Nacional Siria que respalda Occidente.

Rebeldes sirios toman control de poblado cristiano

AMAN, Jordania (AP) — Rebeldes sirios, encabezados por  combatientes vinculados con al-Qaida, tomaron el control de una villa  cristiana al noreste de Damasco y obligaron a cientos de habitantes a  huir, dijeron el domingo activistas y testigos.

La lucha por el  control de Malula, un antiguo poblado en las montañas en el que se  encuentran dos de los monasterios más antiguos aún en operación en  Siria, ha puesto de relieve los profundos temores de muchos fieles de  minorías religiosas en el país en torno al creciente papel de los  extremistas islámicos dentro del bando de los insurgentes en la guerra  civil contra el régimen del presidente Bashar Assad.

El  protagonismo de combatientes vinculados con al-Qaida ha sido un factor  que ha influido en la renuencia de las potencias occidentales a  proporcionar apoyo militar directo a los insurgentes, y también ha  estado presente en el debate que se lleva a cabo en el Congreso de  Estados Unidos para determinar si ese país lanzará ataques contra Siria  en represalia por un presunto ataque con armas químicas el mes pasado.

Después  de días de enfrentamientos dentro y en los alrededores de Malula, los  insurgentes capturaron el poblado luego de intensos combates el sábado  por la noche, de acuerdo con el Observatorio Sirio por los Derechos  Humanos, con sede en Gran Bretaña, un grupo activista.

Rami  Abdul-Rahman, director del Observatorio, dijo que el ataque fue  encabezado por Jabhat al-Nusra, un grupo afiliado con al-Qaida, así como  el Frente Calamón de Liberación.

Dijo que alrededor de 1.500 insurgentes se encontraban dentro de Malula, mientras que el ejército tenía rodeado al poblado.

La  agencia noticiosa estatal siria proporcionó una versión drásticamente  distinta de la batalla, al afirmar que las fuerzas armadas reportaron  “avances” en su ofensiva en Malula.

“El ejército continuó su  operación militar contra elementos terroristas en el poblado de Malula y  sus alrededores, infligiendo duras bajas en las filas de los  terroristas, incluidos sus líderes”, señaló la agencia noticiosa.

La  televisión estatal reportó que todas las iglesias allí ya estaban  seguras y que el ejército perseguía a los pistoleros en las colinas del  oeste.

Pero los habitantes de Malula contactados por vía  telefónica describieron intensos combates en las calles que los  obligaron a huir mientras los combatientes inundaban el poblado.

Un  habitante dijo que los rebeldes —muchos de ellos barbados que gritaban  “¡Dios es grande!”— atacaron viviendas cristianas e iglesias poco  después de tomar Malula.

“Balearon y mataron gente. Escuché  balazos y luego vi tres cadáveres en medio de una calle en la parte  vieja del poblado”, dijo el habitante por vía telefónica. “Mucha gente  huyó del pueblo para protegerse”.