El Barça conquista la Supercopa con un empate (0-0) ante el Atlético en el Camp Nou

El Barcelona levantó su decimosexto título en cinco años, el primero de la era Martino y, sin duda, el menos brillante de todos los conseguidos en el último lustro, tras empatar sin goles ante el Atlético de Madrid en la vuelta de la Supercopa de España. Fue un partido gris, plomizo, sin apenas ocasiones, al que le faltó ambiente en las gradas, ritmo en el tapiz y también un punto de épica, pues el Atlético de Madrid, que maniató de forma excelente a su rival durante todo el choque, ni siquiera fue capaz de ir a por la final en los últimos minutos.

Martino por fin puso a Messi y a Neymar juntos de salida, aunque a costa de dejar a Iniesta en el banquillo. Simeone, en cambio, confió en el mismo once que tantos problemas le causó al Barça en el encuentro de ida. Obligado como siempre a llevar el peso del partido, más si cabe cuando el escenario es el Camp Nou, el conjunto azulgrana dominó desde el inicio. Sin embargo, un Atlético de Madrid aun más defensivo que el del choque del Calderón no le dejó ni un palmo de espacio por donde acercarse a Courtois.

barca(raccoonknows.com)Agazapazo atrás, con las líneas muy juntas, perfecto en la basculación defensiva y en la ejecución de las ayudas, tapó los pasillos interiores y enmarañó el juego del Barcelona de tal forma que los locales apenas se acercaron a la meta madrileña durante todo el partido. Dos llegadas de Messi -una tras un pase filtrado por Busquets que cortó Filipe Luis cuando el argentino ya armaba la zurda, y la otra que acabó, de rebote, en un cabezazo manso de Cesc- y un remate de cabeza muy forzado de Alexis fue todo el bagaje culé en los primeros cuarenta y cinco minutos. Durante este primer acto, el Barcelona tuvo el balón todo el tiempo que quiso al Atlético le duraba un suspiro- pero no pudo hacer nada de provecho con él.

Messi, frenado en falta cada vez que agarraba el esférico para encarar, recibía cada vez muy retrasado, Neymar cambiaba de banda incómodo intentando encontrar su sitio y Alexis se fajaba, sin éxito, con Miranda y Godín, en la posición de ‘9’. En cambio, los rojiblancos, que no pasaron de medio campo durante la primera media hora estuvieron, paradójicamente, más cerca del gol que su rival.

Koke despertó a Valdés al culminar, con un disparo inocente, el primer contraataque visitante, a los 35 minutos. Y poco después, una combinación de todo el ataque atlético acabó con un tiro seco de Arda Turam desde la frontal que obligó a lucirse al meta del conjunto catalán.

CategoríasSin categoría