Loading...

image

 

Ya sabemos que la exfoliación se hace imprescindible cuando queremos lucir una piel bonita, luminosa y cuidada. Gracias a ella eliminamos las células muertas de la piel y favorecemos la oxigenación de las células.

También sabemos que los productos tienen unas propiedades u otras, aportándonos diferentes cosas al cuerpo. Eso también ocurre con el café, y es que es el perfecto limpiador de células muertas, combate la celulitis, reactiva la circulación y además deja la piel suave y tersa.

Ingredientes

Para realizar nuestra mascarilla exfoliante necesitaremos:

2 vasos de café molido
1/2 vaso de azúcar
3 cucharadas de aceite (puedes elegir el que más te guste: de oliva, argán de almendras…)
Preparación

En primer lugar, mezclaremos en un cuenco el café y el azúcar. La mezcla debe quedar bien unida. Luego, le añadimos las cucharadas de aceite y removemos muy bien hasta obtener una mezcla uniforme.

Aplicación

Es hora de aplicarte tu exfoliante. Una vez duchada y limpia, aprovecha para aplicarte tu exfoliante de café, pues tendrá mejor efecto ya que los poros estarán abiertos. Debes aplicarla siempre de abajo hacia arriba y siempre en círculos. Puedes ayudarte si quieres de una piedra pómez o de alguna esponja de fibra natural.

Luego retíralo con agua templada y ¡lista! Sal de la ducha y aplícate tu hidratante normal. Recuerda que para tener una piel bien cuidada es importante que te hagas una exfoliación una o dos veces por semana. ¡En la continuidad está la clave!

Ya ves que es sencillo y económico, y además obtendrás todos los beneficios del café en un momento. Recuerda que desde la primera exfoliación con el exfoliante de café notarás la diferencia. Tendrás una piel limpia, suave, tersa y además combatirás la gran detestada celulitis. También es apta para la cara, solo asegúrate que los granos de azúcar no sean demasiado gruesos para no hacerte daño.

Fuente: Imujer