Nueva York — Autoridades locales y federales iniciaron este jueves una investigación de las causas del descarrilamiento de un tren de la línea Metro-North ocurrido la tarde del miércoles en la estación de Grand Central, en Manhattan, un suceso que no dejó víctimas.

De acuerdo a Marjorie Anders, portavoz de la Autoridad Metropolitana de Transporte(MTA), la investigación está a cargo de la Metro-North Railroad y de la Agencia Federal de Ferrocarriles (FRA).Según el informe oficial de la MTA el incidente ocurrió alrededor de las 5:19 p.m., cuando dos vagones y la locomotora –de la línea Harlem– se descarrillaron mientras abandonaban la plataforma y viajaban a menos de 5 millas por hora. En el momento del incidente viajaban en el tren entre 750 a 800 personas.   

El suceso provocó de inmediato la reacción de varios funcionarios y políticos, entre ellos el senador por Nueva York Charles Schumer y el senador por Connecticut Richard Blumenthal, que exigieron por medio de una carta dirigida a Joseph Giulietti, presidente de la Metro-North Railroad, tomar medidas para evitar futuras tragedias.“Este incidente es más que un inconveniente menor”, dijo Blumenthal, al tiempo que recordó que “en el pasado hubo serios incidentes que causaron la interrupción y demora para incontables pasajeros, a través del área metropolitana”.Por su parte el senador Schumer dijo que, “el más reciente descarrilamiento de Metro-North fuera de la estación Grand Central demuestra que no estamos en la senda correcta, en busca de obtener un record satisfactorio de seguridad sobre este sistema de transporte tan importante”.El pasado mayo la Administración Federal de Ferrocarriles ordenó nuevas medidas de seguridad luego de cuatro accidentes en los trenes de Metro-North, registrados en 2013, el más grave de ellos el que ocurrió el 1 de diciembre cerca a la estación Spuyten Duvylen El Bronx, que cobró la vida de cuatro personas.

FUENTE