Loading...

image

 

Aunque amigos de Tatiana Williams, una mujer transgénero, han muerto por tratamientos similares, ella ha pasado dos décadas modificando su figura

Tatiana Williams, una mujer transgénero, ha gastado más de 96 mil dólares en transformar su físico, principalmente en inyecciones para su trasero, sin importarle que amigos hayan muerto por intervenciones similares, y ahora la comparan con Nicki Minaj.

La historia, publicada en Daily Mail, indica que Tatiana ha pasado 20 años moldeando su figura, lo que le he dejado en cada glúteo 3.6 kilogramos de silicona.

Además de las inyecciones, Tatiana se ha sometido a operaciones en los senos, implantes de barbilla, rellenos faciales y cirugía láser con médicos sin licencia.

“He visto cómo la silicona se come a la gente, he visto cómo se vuelven blancos y negros y no son capaces de caminar más. He visto de todo”, señala Tatiana, pero indica que en el mercado negro es más barato tratar de alcanzar el “ideal” de belleza que muchas personas tienen.

“Soy de las afortunadas y toco madera cada día agradeciendo a Dios”, señaló.

Las inyecciones ilegales de silicona a menudo usan material que puede causar severas infecciones que a la vez derivan en deformaciones e incluso la muerte.

Williams además habló de las comparaciones que le hacen con la cantante Nicki Minaj.

“Cuando se trata de mí y las celebridades, mucha gente me compara con Nicki Minaj. Me hace reír porque pienso ‘yo tenía trasero incluso antes de saber de Nicki’ o antes de que ella anduviera por ahí. Quizás Nicki es la que tiene un trasero como el mío”.

Nacida como Cory Williams, Tatiana declaró que desde pequeña se sintió atraída por hombres y su familia siempre la ha apoyado en sus transformaciones.

“He tenido incontables cirugías. Tres personas me inyectaron. No diré sus nombres, pero fui a Guadalajara en México para algunos procedimientos y el resto fueron hechos aquí, en Miami”.

El trasero de Williams mide unos 152 centímetros y ella ya ni siquiera puede decir cuántas inyecciones ha recibido. “Más de cien… al menos”.

Fuente: Eluniversal