Hallan dos cadáveres entre los escombros de edificio en East Village

escombros-de-edificio-East Village-Raccoon-Knows
Dos hombres de origen hispano están desaparecidos desde la explosión

Los equipos de rescate encontraron hoy dos cuerpos entre los escombros de los edificios afectados por la fuerte explosión registrada el pasado jueves en el East Village de Nueva York, informaron las autoridades.

Por ahora no se ha determinado la identidad de los cuerpos, hallados tras más de tres días de búsqueda en la zona del suceso, que dejó 22 heridos, varios en estado crítico.

Dos hombres de origen hispano están desaparecidos desde la explosión, que ocurrió cuando ambos se encontraban presuntamente en un restaurante situado en la planta baja del número 121 de la Segunda avenida.

Se trata de Nicholas Figueroa, de 23 años, y Moises Lucon, de 26, según el Departamento de Policía de Nueva York, que tras el suceso repartió por la ciudad retratos de los dos jóvenes con la esperanza de encontrarlos con vida.

Figueroa se encontraba en el restaurante Sushi Park junto a una mujer que sobrevivió, mientras que Lucon, un inmigrante de Guatemala llegado hace siete años a la ciudad, trabajaba en el establecimiento.

Uno de los cuerpos fue encontrado hoy poco después de las 13.00 hora local (17.00 GMT) y el otro apareció unas tres horas después, precisaron fuentes de la investigación al diario The Daily News.

La fuerte explosión habría sido causada, según las primeras investigaciones, por una fuga de gas, según las autoridades.

La deflagración causó un aparatoso incendio que derrumbó inicialmente dos edificios pegados y uno tercero durante la noche pasada.

Edificio ya presentaba anomalías

El edificio que explotó el jueves en Nueva York ya había tenido problemas en su instalación de gas meses antes, que incluso habían llevado a la empresa proveedora a cortar el suministro temporalmente, informó este domingo The New York Times.

Tras detectar un fuerte olor a gas, empleados de la compañía Con Edison encontraron en agosto pasado varias fugas en tubos que habían sido conectados a la línea principal en el sótano del inmueble.

La «situación peligrosa» que planteaba esa deficiente instalación llevó a la empresa a cortar el gas durante 10 días, mientras el dueño del edificio llevó a cabo reparaciones, según un portavoz de Con Edison.

FUENTE