SANTO DOMINGO. El historial médico de cientos de miles de pacientes que por más de 50 años fueron atendidos en el hospital Luis Eduardo Aybar quedaron totalmente destruidos como demolida está en casi su totalidad la vieja estructura asistencial.

Es que el archivo que guardaba los folders que contenían los tipos de dolencias, estudios clínicos y de imágenes, y los tratamientos, firmas de los médicos tratantes, y hasta las referencias de otros centros asistenciales fueron tirados a la basura.

Ayer había en el área “montañas” de esos documentos, lo que podría resultar negativo para los pacientes a la hora de asistir a cualquier centro asistencial, y que el médico que le asista quiera confirmar sus padecimientos o el tipo de tratamiento que lleva.

El problema será mayor para los pacientes referidos, pues se quedaron sin el expediente original del centro que les entregó el historial completo para que lo entregaran al centro asistencial de turno. Así sucedió con uno de los archivos de una embarazada de 18 años de edad que fue referida del hospital Nuestra Señora de Regla, de Baní, al Luis Eduardo Aybar, y su expediente era de los que fueron tirados, para su posterior destrucción.

Un ex empleado del área de archivo, que pidió reserva de su nombre, dijo que cuando vio como sacaban y tiraban los documentos, trató de guardar los más que pudo en cajas de cartón, con la intención de que en dos años, cuando concluya la nueva obra, se pueda recuperar el historial de esos pacientes.

Extraoficialmente se informó que sólo los números de expedientes y los nombres de los pacientes fueron digitalizados y guardados.

La destrucción de esos documentos contrasta con lo que informaron recientemente las autoridades del Ministerio de Salud Pública de que entregarían los récord médicos a los pacientes, para que pudieran llevarlos a sus próximas citas médicas en otros establecimientos de salud. Eso no sucedió, y los papeles se confundían ayer con las varillas, trozos de concreto y otros escombros que quedan del “viejo Morgan”.

Lo que cuidaron las autoridades del centro, dijo el ex empleado, fue proteger los registros de nacimientos y de defunciones, los cuales llevaron a la oficialía civil correspondiente.

Distribuirán presupuesto del Luis Eduardo Aybar en el Moscoso Puello

A partir de este mes, el 50% del presupuesto que correspondía al hospital Luis Eduardo Aybar será entregado al Francisco Moscoso Puello, para cubrir los gastos que aumentarán por la demanda de pacientes, y el traslado de personal médico y administrativo que requerirán alimentación y servicios.

Así lo informó recientemente el director del establecimiento de salud, Serafín Guzmán, quien dijo que recibirán igual porcentaje de los medicamentos que suministra el Programa de Medicamentos Esenciales (Promese /CAL).

La otra mitad de la asignación y fármacos serán repartidos entre los demás hospitales donde funcionarán las residencias médicas, y adonde se referirán a los pacientes, como el Hospital Traumatológico Ney Arias Lora, el Reynaldo Almánzar y el Hospital Pediátrico Hugo Mendoza, ubicados en la Ciudad Sanitaria Charles de Gaulle, en Villa Mella, y el Salvador B. Gautier, del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

También se dará parte de la partida a las maternidades San Lorenzo de Los Mina y Nuestra Señora de La Altagracia, así como el hospital Vinicio Calventi, de Los Alcarrizos, y en los hospitales del segundo nivel de atención que pertenecen a la Región Metropolitana de Salud.

El presupuesto del hospital Luis Eduardo Aybar es de RD$ 5,900,000.00 y el del Francisco Moscoso Puello de RD$ 5,500,000.00 y en lo adelante será de RD$ 8,450,000.00, si se concretiza lo que informó el director del centro de salud.

Guzmán indicó que las áreas de psiquiatría, nefrología, medicina interna y de cuidados intensivos serán reforzadas, y se crearán otras como la de perinatología y gineco-obstetricia.

Para los pacientes que se dializan, aumentarán cinco sillones, para enfrentar la demanda de los referidos del Luis Eduardo Aybar.

El hospital Francisco Moscoso Puello requiere también de 10 ventiladores o camas por día en el área de cuidados intensivos, donde en la actualidad sólo funcionan cinco.

FUENTE