Loading...

Fue la despedida de un héroe. Más de 30 oficiales de la policía de West Deptford Town, en Nueva Jersey, EEUU, cumplieron con la ceremonia que corresponde a un compañero muerto en acción.

Sólo que en este caso, el homenajeado fue Juez, un pastor alemán de 9 años que se dirigía hacia el sacrificio en la St. Francis Veterinary Clinic en Woolwich Township.

El animal desfiló entre el cordón de policías con su juguete favorito en la boca, el protector que usaban sus entrenadores en el brazo para soportar sus mordidas. El rostro marcial de muchos policías no alcanzó para esconder sus lágrimas, que brotaron incluso en los ojos de los médicos encargados del sacrificio.

Desde 2007, Juez participó en más de 280 operaciones policiales y permitió la detención de 152 delincuentes, además de incautación de drogas y casos de seguimiento.

Fue un problema en los dientes lo que alertó sobre la salud de Juez. En junio, el perro comenzó a padecer vómitos, pérdida del cabello e hinchazón. Fue diagnosticado con la enfermedad de Cushing y se le dieron los medicamentos necesarios para controlar la enfermedad.

FUENTE