Loading...

image

 

Katy Perry se tatúa el número de la edición de la Super Bowl, “XLIX”, tras su actuación en el estadio de la Universidad de Phoenix, Arizona.

Después de una gran presentación en el intermedio de la Super Bowl, la cantante estadounidense quiso recordar el momento para siempre tatuándose en su dedo medio el número de la edición

que enfrentó a los New England Patriots contra los Seattle Seahaks en caracteres romanos.

Momentos después, Perry compartió unas fotos en Instagram del proceso y el resultado final.

“Me pareció apropiado derramar sangre esta noche…XLIX”, escribió la intérprete de “Roar”, junto a uno foto en la que se ve a la artista en el momento de ser tatuada.

Poco después compartió otra instantánea de su dedo con el tatuaje ya acabado, junto al que publicó “XLIX”.

Perry se hizo con el terreno de juego del estadio de Phoenix montada en un enorme león mecánico cantando “Roar”, a la que le siguió “Dark House”. Entonces Lenny Kravitz se unió en el escenario tocando su guitarra para cantar con Perry “I Kissed a Girl”.

Tras interpretar “Teenage Dream”, entró en escena la rapera Missy Elliot.

La presentación terminó con Perry montada una estrella cantando “Firework” mientras surcaba el aire dentro del estadio.

Fuente

image

 

image