Loading...

image

Kim Kardashian está empezando a mostrarse después de haber sido mamá. Ahora se la vio rumbo a una parrillada con amigos, junto a su hijita North.

La mediática se animó a cambiar el look y se tiñó de rubia, aunque no del todo sino especialmente en las puntas. La raíz de su cabello quedó castaño aunque en un tono más claro que el que tenía antes.

Lució un estilo relajado, de jean y camisa holgada y logró así ocultar los kilitos de más que todavía le quedan del embarazo.