El coronavirus COVID-19 es un virus nuevo que ha tomado por sorpresa al mundo entero. Y si bien, gracias a los avances científicos, un par de meses después de la aparición de los primeros casos sabemos muchas cosas sobre cómo actúa en el cuerpo humano, aún desconocemos cuáles son las consecuencias a largo plazo para las personas que lo han sufrido.

La Autoridad Hospitalaria de Hong Kong reportó algunas de las tremendas secuelas que viven ciertos pacientes recuperados del coronavirus, entre ellos la falta de capacidad pulmonar. El doctor Owen Tsang Tak-yin, director médico del Centro de Enfermedades Infecciosas de la autoridad en el Hospital Princess Margaret de Kwai Chung, en Hong Kong, dijo al South China Morning Post que después de monitorear a 12 pacientes dados de alta por COVID-19, tres de ellos no pudieron realizar sus actividades como antes.

Tsang explicó que sienten falta de aire al caminar más rápido de lo normal, e incluso han experimentado una caída de entre 20 y 30 por ciento en su función pulmonar. De hecho, nueve de esos pacientes monitoreados fueron sometidos a escáneres pulmonares y los médicos encontraron que sus pulmones tienen apariencia de vidrio esmerilado, condición que sugiere un daño en esos órganos.

A largo plazo, todavía se desconocen los efectos del coronavirus y si estos rasgos detectados hasta ahora producirán una fibrosis pulmonar en la que el tejido de los órganos se endurece y no funciona correctamente.

Los médicos están recomendando a estos pacientes realizar actividades cardiovasculares como natación o marcha suave, para que recuperen capacidad pulmonar gradualmente, pero ignoran las consecuencias certeras de haber padecido COVID-19.

Fuente