Loading...

Carlos-Santana-Leones-del-Escogido-Raccoon-KnowsEl guión que preparó el dirigente Audo Vicente previo al encuentro de ayer salió a la perfección en el quinto partido de la Serie Final.

Jon Leicester, uno de los protagonistas, lanzó partido de seis entradas y los Leones del Escogido aprovecharon dos errores del intermedista Emilio Bonifacio en la misma primera entrada para derrotar, por segunda noche seguida, a los Tigres del Licey, esta vez 8-0 y de paso colocar la Serie Final 3-2, que aún está en manos de los azules.

Leicester, quien fue la figura principal del partido sin hits que los Leones les tiraron a los Tigres en el Round Robin para conseguir el pase a la final del Escogido, lució imponente en el montículo al solo permitir tres imparables por parte de los 21  jugadores a los que enfrentó. Ponchó a seis y no otorgó transferencia.

El norteamericano recibió el respaldo de sus compañeros relevistas Logan Williamson (7), Roberto Novoa (7) y Zack Segovia (7).

Los Leones se aprovecharon de la errática defensa de Bonifacio, quien cometió dos pifias en la misma jugada producto de un rodado que conectara Jesús Feliciano (Motorita), lo que produjo las dos primeras carreras del partido.

Asimismo, el abridor del Licey, Héctor Noesí, tampoco tuvo su gran noche. En apenas uno y dos tercios de entradas, el derecho aceptó las primeras cuatro carreras de los Leones que irán mañana en busca de igualar la final cuando se midan en el sexto choque a los Tigres en el estadio Quisqueya a las cinco de la tarde.

El encuentro tuvo la peculiaridad de que el antesalista escarlata, Carlos Santana, fue transferido en cuatro de las cinco veces en que visitó la caja de bateo.

Por segunda noche seguida, los Tigres  utilizaron una elevada cantidad de lanzadores, esta vez ocho. El jueves enviaron a nueve para un total de 17 en los últimos dos encuentros.

El lanzador ganador fue Leicester (0-1), mientras que la derrota recayó en Noesí (1-3).

Las carreras
En el primer episodio, los Leones, con hombres en segunda y primera y dos out, Feliciano conectó un rodado a las manos de Bonifacio, pero este cometió dos pifias en la jugada, lo que aprovechó Eury Pérez, quien se encontraba en segunda, para anotar la primera carrera, mientras que Carlos Santana ancló hasta la tercera.

Luego Julio Lugo remolcó la segunda del partido gracias a un hit por el prado derecho; Ramón Santiago, quien regresó a la alineación, pegó de imparable en su primer turno, que llevó a la goma Feliciano, rompiendo así una sequía de ocho turnos sin dar de hit.

En el segundo episodio, los bicampeones nacionales fabricaron su cuarta carrera producto de un elevado de sacrificio de Pedro Ciriaco.

En el séptimo, los rojos volvieron a animarse y produjeron tres vueltas más. Con las bases llenas, Eury Pérez pegó un hit por el jardín derecho productor de dos carreras, mientras que Ciriaco empujó la tercera gracias a un elevado al bosque central.

En el octavo, los Leones hicieron otra más, cuando Santiago abrió el episodio con un doble y fue remolcado por un imparable del inicialista Jordan Lennerton.

Los Tigres amenazaron en la séptima entrada con las bases llenas y dos outs, pero las esperanzas se desvanecieron luego de que el receptor Rubén Rivera conectara una línea por la intermedia, pero Santiago, que estuvo atento, pudo atrapar la pelota para dominar al corredor por la vía 4-3.