Loading...

image

La liposucción es una forma de perder peso en zonas localizadas, especialmente si ya hemos hecho dieta y ejercicio antes y nada ha funcionado. La liposucción es una de las cirugías estéticas más famosas, aunque no por eso es completamente segura ni tiene los mejores resultados. Hoy te contamos un poco sobre esta cirugía, por si estás pensando en hacerla y aún no estás del todo convencida.

¿Qué es la liposucción?

La liposucción es una cirugía estética que elimina la grasa del cuerpo mediante la succión. En esta cirugía se insertan pequeñas cánulas a través de incisiones en la piel, y la grasa se succiona a través de ellos.

En general, tenemos la imagen de un médico moviendo violentamente estas cánulas; esto se debe a que así se elimina la grasa de todas las zonas, y no de una en especial, dejando un aspecto extraño.

Es una operación ambulatoria, y no necesita que nos quedemos en el hospital durante la noche a menos que nos hayan retirado un gran volumen de grasa.

Actualmente, la liposucción ha mejorado mucho, y es bastante más segura y fácil, además de menos dolorosa. Actualmente se puede realizar de dos formas:

Liposucción tumescente

Por un lado, se pone anestesia local en la zona dónde se eliminará grasa, y luego una solución con lidocaína y epinefrina se inyecta en el tejido antes de realizar la liposucción.

Liposucción por ultrasonido

La liposucción asistida por ultrasonido hace que la grasa se licue, haciendo más fácil eliminarla. Es especialmente útil a la hora de sacar grasa abdominal, de los costados y de la espalda.

En ocasiones, la liposucción se puede hacer junto con otras cirugías como la abdominoplastia o la reducción de senos. Incluso puede ser utilizada para fines no estéticos, sino médicos, como los lipomas -tumores grasos benignos-, el agrandamiento anormal de los senos en hombres, la sudoración excesiva de las axilas y los problemas con el metabolismo de la grasa -lipodistrofia-.

Debemos tener en cuenta que debemos combinar esto con un cuidado en nuestro estilo de vida, ya que si volvemos a engordar, la liposucción no habrá servido para nada. Además, la piel alrededor de la zona puede quedar un poco floja, y puede tomar seis meses que se recupere. También debemos saber que si bien los cambios son inmediatos, se podrán seguir presentando mejoras en las semanas posteriores.

¿Cómo será el postoperatorio?

Luego del tratamiento, la zona que haya sido liposuccionada está envuelta firmemente para ayudar a reducir la hinchazón, los moretones y el dolor. Se suelen utilizar fajas o cintas de compresión como las que se usan para tratar las várices, durante al menos tres o cuatro semanas luego de la cirugía.

La hinchazón y los moretones desaparecerán entre el séptimo y décimo día, y podrás moverte con normalidad luego de que la anestesia haya desaparecido. Para retomar la actividad, puede que necesitemos algunas semanas.

Entre los efectos secundarios de la liposucción podemos encontrarnos con: inflamación temporal, dolor, irritación, pequeñas cicatrices, ondulación de la piel, cambios en el color de la piel, daño a los nervios y a la piel; y entre los más graves -pero poco comunes- pérdida excesiva de sangre y líquido, coágulos de sangre o de grasa, líquido en los pulmones, infecciones, una punción a algún órgano de la cavidad abdominal.

La liposucción no debe hacerse a personas con graves problemas cardíacos, trastornos en la coagulación, ni durante el embarazo.