Loading...

image

 

La cantante confesó su temor por entrar a internet y toparse con las críticas

La cantante Katy Perry reconoció lo difícil que fueron los preparativos para su participación en el Super Bowl.

De acuerdo al portal E!Online, la intérprete se ocupó los últimos seis meses a perfeccionar su actuación en dicho evento, lo que no siempre fue agradable, pues tuvo que olvidarse un poco de su “vida propia”

“Nos encantó tener esta oportunidad, pero una vez que sabes que vas a hacer la Super Bowl, no vas a tener una p**a vida propia durante seis meses”, aseguró la estrella del pop a la edición estadounidense de la revista ELLE.

Katy no pudo evitar los nervios antes de salir al escenario, donde estuvo acompañada por Lenny Kravitz y la rapera Missy Elliott para algunas de sus canciones.

La artista admitió que no quiso leer las reacciones a su espectáculo una vez que éste concluyó.

“Es lo más grande que hay. Cualquiera que lo haya hecho alguna vez sabe que te asustas muchísimo. No se te ocurre entrar en internet durante cinco días después de hacerlo”, añadió.

Lo más difícil de todo para la cantante fue tener que ceder el control que está acostumbrada a ejercer sobre todos los aspectos artísticos de su carrera.

“En mis conciertos, soy papá jefe. Y mamá jefa. Me llaman ‘jefa’. Todo pasa por mí, tomo todas las decisiones, el cien por cien de ellas. Pero con la NFL tenía que tener en cuenta distintos niveles de burocracia. Hay muchos comités con los que tuve que tratar sobre mis trajes, sobre el presupuesto, sobre cada entrevista… Tenía que comentar con alguien cada cosa. Ya no era la jefa, tuve que ceder el control”, concluyó.

Fuente