Loading...

image

 

La piel seca se caracteriza por ser sensible, y por lo tanto es necesario aplicar mascarillas que nutran y protejan. Las que vamos a preparar poseen un alto contenido en aceites vegetales e impiden la formación de arrugas, así como el envejecimiento prematuro de las pieles secas.

Mascarillas naturales para piel seca

1. Las mascarillas de huevo

El cuidado de las pieles secas, por ser más sensibles que el resto de pieles, requiere una atención muy particular. La piel seca tiene tendencia a tener arrugas de forma prematura. Las mascarillas ricas en aceites vegetales y otros nutrientes naturales son ideales para combatir la falta de grasa, nutrir y proteger las pieles secas de las agresiones del frío, del viento y del sol.

El huevo es rico en nutrientes y en materias grasas naturales, y de hecho es un clásico en la preparación de mascarillas caseras para tratar una piel seca. Un par de mascarillas que van muy bien son las preparadas a base de huevo y miel, o con base de yema de huevo.

2. Las mascarillas de aguacate y frutos secos

Otra estrella de las mascarillas caseras para pieles secas es el aguacate. Las propiedades del aguacate, relacionadas con su alto contenido en aceites vegetales, hacen de este fruto un ingrediente ideal para el tratamiento de las pieles secas.

Los frutos secos, como las almendras, son una fuente rica en aceites vegetales, muy apropiadas para la belleza de una piel seca. La mascarilla casera a base de almendras es excelente para este tipo de piel.

3. Las mascarillas de yogur

Los beneficios del yogur para una piel con acné son muy conocidos. Sin embargo, esta no es su única función. Es posible preparar mascarillas a base de yogur ideales para tonificar, refrescar y nutrir la piel seca.

4. Mascarilla de levadura de cerveza

Por último, la mascarilla a base de levadura de cerveza es ideal para un tratamiento intensivo de la piel. La receta casera de esta mascarilla debe emplearse con el fin de revitalizar las pieles secas que se han visto sometidas a un tipo de agresiones externas bastante rudas: sol, viento o frío.

Fuente: Imujer