Loading...

Matan a un capitán y a cabo de la Marina  (RD) (raccoonknows.com)Un capitán y un cabo de la Marina de Guerra fueron ultimados a tiros la noche del sábado, en la Súper Bodega Lincoln, del sector Bayona, en Santo Domingo Oeste.Las víctimas son el capitán José Luis Ledesma Féliz, de 40 años, y el cabo Bili Rafael Vargas Pérez, de 27, este último deja en la orfandad a tres niños.

El hecho es atribuido a un grupo de personas que se presentaron al lugar y la emprendieron a tiros contra los miembros de la Marina de Guerra. En el incidente resultaron heridos los hermanos Joel Henry Tapia Rosado, de 28 y 27 años, respectivamente, y Raúl Santana Minaya, de 18 años. Todos presentas heridas de bala en distintas partes del cuerpo. Los familiares de las víctimas culpan de estas muertes a la banda del narcotraficante Junior Javier Minaya Germán (Gilbert), ultimado a mediados de enero de este año por miembros de la Policía y la Dirección Nacional de Control de Drogas  (DNCD).

Versión PolicialEl incidente se registró alrededor de la 1:30 de la madrugada en el referido colmado, ubicado en la calle Rogelio Russel, del sector de Bayona, en circunstancias que son investigadas por oficiales de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim). El reporte preliminar ofrecido por la Policía Nacional refiere que un hombre, hasta el momento desconocido, despojó al capitán Ledesma Féliz de su arma de reglamento.

Luego, comenzó a dispararle al oficial y al alistado Vargas Pérez, que le acompañaba.Posteriormente, el agresor habría salido corriendo del lugar y realizó varios disparos, con los cuales impactó a las demás personas.La Policía dijo que unas 15 personas han sido interrogadas por los oficiales de la Dicrim, en busca de información que permita determinar cómo ocurrieron los hechos y para identificar a los responsables.

Los militares ultimados eran de la región Sur El capitán Ledesma Féliz dejó a dos hijas de 10 y 13 años en la orfandad, y el cabo Vargas Pérez a tres hijos. El primero era oriundo de Barahona, hacia donde trasladaron sus restos para darle cristiana sepultura. Vargas Pérez también será trasladado a la ciudad de Neiba, provincia Bahoruco. Su esposa Noraley Cortorreal lo definió como un padre y esposo ejemplar