Jose Ricardo Taveras Migración Las ONG viven del drama haitiano para justificar sus fondos

SANTO DOMINGO, RD.- Para la Dirección General de Migración, el eco del supuesto “fracaso” que ha rodeado el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros tiene culpables y una justificación: las ONG que se dedican a conseguir “fondos para sobrevivir del drama ajeno”.

“Quienes hablan de fracaso son, en primer lugar, las ONG que viven -y no todas- del drama ajeno. Después que el Plan lleva seis meses ahora, las vemos sacando la cabeza y diciendo que el Plan es un fracaso. Pero tienen más de seis meses calladitas, sin invertir un peso para ayudar a los ciudadanos haitianos a buscar documentos”, dijo José Ricardo Taveras.

Durante el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe, Taveras recordó que el Gobierno ha invertido RD$1,000 millones para este Plan, ha abierto 24 oficinas de acceso a los beneficiados, ha dado las facilidades para que el Estado haitiano pueda abrir su centro de documentación en el país y ha hecho una campaña publicitaria de gran alcance. “¿Qué quieren las ONG? Quieren la permanencia del drama para seguir generando titulares y consiguiendo fondos para ellos sobrevivir del usufructo del drama ajeno”, subrayó.

Taveras calificó al Plan Nacional de Regularización como un éxito y resaltó todas las facilidades que éste, en particular, ha tenido. “Para hacer un borrador, estudiamos los planes de regularización a nivel mundial y ni uno ha sido gratuito. En Panamá, que es un país similar a nosotros, hicieron uno y la regularización costaba mil dólares. Somos el único país del mundo que ha impulsado un plan gratuito. Yo exhorto a cualquier autoridad del mundo a que haga una comparación de las facilidades de nuestro Plan con las de cualquier otro y diga si el Estado ha brindado facilidades reales o no”, subrayó.

La comunidad internacional

Otra crítica cayó también en la comunidad internacional que, desde su punto de vista, poco ha hecho para ayudar a Haití. “Usted tiene una situación de 10 millones de personas viviendo en una serie de dramas complejos y una comunidad internacional que va a Haití a reclamar elecciones pero no invierte, como si su problema se tratara de unas elecciones”, destacó.

Dijo que los comicios no es lo que hace falta, sino lograr que el vecino país rescate su economía e institucionalidad. “La mayoría de las donaciones se están yendo a ONG y es por eso que oyes al presidente Martelly quejándose de que no está recibiendo apoyo como Estado”, subrayó.

Los pronósticos siguen colocando a Haití en desventaja cuando de posibilidades de desarrollo se trata. Una situación que bien justificará la salida de sus ciudadanos y que podría disminuir si la comunidad internacional se involucra en la consolidación de la economía y la institucionalidad haitiana, dijo Taveras.

“¿Qué podemos esperar de una población que necesita sobrevivir? Seguirá migrando. El proceso migratorio continuará agravándose y seguirá siendo un desafío para nosotros y para la región, eso no va ver quien lo pare (éxodo haitiano) y vamos a tener que poner especial atención al problema, porque seremos los más afectados”.

“Estamos frente a una situación dramática y tiene que producirse una intervención solidaria porque de no ser así, se estaría atentando contra la estabilidad social de la isla y se estaría contribuyendo a repercusiones graves”, destacó. Según él, el Estado dominicano está en el deber de hacer un ejercicio de solidaridad, porque mientras el proyecto haitiano no se estabilice, el dominicano estará amenazado. “Tenemos que ser solidarios, pero al mismo tiempo demandando que no nos dejen solos”.

Las multas a empresas van primero

Una vez finalizado el proceso de legalización de los extranjeros, la Dirección General de Migración tiene la prioridad de multar a las empresas, antes que iniciar con las deportaciones. “Nos ocuparemos primero de visitar las empresas para hacer un levantamiento de los niveles de mano de obra… hay que visitar, levantar un registro de recurso humano y multar”, dijo. Las multas, según anunció recientemente el mismo Taveras, tendrán un monto de RD$50 a RD$300 mil.

Destacó que las deportaciones se han detenido momentáneamente para los inmigrantes que son candidatos a legalizarse en este periodo. “Las deportaciones están suspendidas para los ciudadanos con perfil del Plan de Regularización. En ningún momento la Dirección General de Migración ha dejado de deportar a ciudadanos que en la labor de contención junto con las Fuerzas Armadas han tratado de entrar de forma irregular al país”, aclaró. Durante su entrevista, Taveras estuvo acompañado de Ivonne Aguasvivas, subdirectora de Migración y Ambiorix Rosario, director de comunicaciones.

Señaló, sin embargo, que esas deportaciones han debido de ejecutarse con cuidado. “Tienes que depurar muy bien a quien deportas porque el Estado no puede ser irresponsable diciendo ‘te voy a dar una oportunidad’, mientras cierra la puerta por otro lado. Hay que esperar que cierre el Plan en junio y obviamente se tendrá que invertir en el fortalecimiento de las capacidades financieras y operativas de Migración, que es la institución clave en este tema”. El Gobierno también tiene la responsabilidad de invertir en la seguridad fronteriza y en el ordenamiento del mercado laboral, destacó.

Hace falta un plan laboral

José Ricardo Taveras subrayó que superar el reto que representa Haití para el país y la región requerirá de la integración de otras instituciones del Estado, como el Ministerio de Trabajo, la Dirección General de Impuestos Internos y el Consejo Nacional de la Seguridad Social.

“Todo el que trabaja aquí si es extranjero debe cotizar. Los empresarios siempre dicen que pagan igual a los haitianos ilegales y a los dominicanos, pero la verdad es que esa mano de obra no paga fondo de pensiones, servicios de salud, no tributa, no se gastan los costos de formalización de su trabajo”, explicó.

“¿Cuánto cuesta la formalización de trabajo? ¿Un 20 o un 30%? No lo sé, pero eso es lo que se están economizando las empresas que tienen obreros extranjeros… La Dirección General de Migración sola no puede. Se deben integrar muchos actores y agentes económicos”, subrayó.

Resaltó que si el país impulsara políticas de control fronterizo y de ordenamiento del mercado laboral y si “se empezaran a sancionar adecuadamente las empresas que no aprovechen el Plan de Regularización para legalizar a su recurso humano” el país estaría frente a una solución a mediano plazo.

El país en la cima de la región

El director de Migración reveló que los aeropuertos dominicanos movilizan un aproximado de 11 millones de pasajeros por año, una cifra que no la supera ningún país del Caribe y Centroamérica. “La movilización de pasajeros que tenemos desde y hacia República Dominicana es impresionante… Obviamente, somos una potencia turística en la región, con casi 5 millones de turistas por año; manejamos más de 730 vuelos semanales. Es una situación que nos coloca como principal puente aéreo de la región”, dijo.

El origen de la situación migratoria

Al ser entrevistado por el jefe de redacción, Héctor Marte, y los editores de Economía y la versión digital de elCaribe, Héctor Linares y Sandra Guzmán, respectivamente, Taveras arrancó su entrevista hablando del origen de la migración entre Haití y República Dominicana. Se trata de un problema con más de 130 años que tiene su origen en la llegada de extranjeros para trabajar en la industria azucarera y que, por primera vez, se está enfrentando de forma seria.

Explicó que existen instrumentos bilaterales entre ambos estados que obligan a los hijos de haitianos a registrase en la Dirección General de Migración y en el consulado de Haití, es decir, un obvio reconocimiento de que se trataba de un ciudadano haitiano. “En general esos nacimientos no se declararon y por eso tenemos el origen del drama humano… La sociedad dominicana tiene que comprender que el Gobierno está enfrentado a un problema de 135 años. Estamos hablando de un estatus que vienen arrastrando personas desde hace cuatro, cinco generaciones”, dijo.

“El Plan ha puesto al desnudo una verdad y es la incapacidad de una nación entera de documentarse -Haití- ¿Dónde vamos a atacar un problema? ¿En las ramas, que son los haitianos que están aquí? Yo quiero ver esa comunidad internacional identificando ese problema y atacándolo en su raíz que es Haití. ¿Qué le cuesta a la comunidad internacional montar un aparato de registro civil que funcione?”, apuntó.

Haití

La comunidad internacional va a Haití a reclamar elecciones, pero no invierte. Como si su problema se tratara de unas elecciones”.

Éxito

El Plan Nacional de Regularización, por el simple hecho de estar abierto, aunque sea un solo ciudadano que se regularice, es un éxito”.

Migración

La sociedad dominicana tiene que comprender que el Gobierno está enfrentado a un problema de hace 135 años. Estamos hablando de un estatus migratorio que vienen arrastrando personas desde hace cuatro, cinco generaciones”.

FUENTE