image

 

Polémica e irreverente como es su costumbre, Katy Perry no perdió ayer la oportunidad para subirse al tópico que ha dominado las charlas en los días previos al Super Bowl XLIX y afirmó que lo único que puede garantizar para su actuación en el medio tiempo del partido entre Seattle y Nueva Inglaterra es que nada se desinflará.

Perry, quien en noviembre pasado fue elegida para cantar en el medio tiempo del encuentro deportivo, se refería a una investigación de la NFL que encontró que 11 de 12 balones tuvieron menor presión de la que marca la norma en el partido de la final de la Conferencia Americana entre los Patriots y los Colts de Indianapolis.

“Lo único que puedo garantizar es que nada va a desinflarse durante el show”, dijo Perry entre risas durante la rueda de prensa para promocionar el show del medio tiempo.

Perry, quien saltó a la fama en 2008 con su segundo álbum y ha vendido más de 11 millones de copias de sus discos, también contó que estará apoyando a Seattle porque es amiga de su quarterback Rusell Wilson.

“Russell Wilson es un gran amigo. El otro día le pregunté cómo prepararme porque quiero estar en mi mejor forma para el show. Y me dijo que comiera pizza y hamburguesas. No sé que tanto caso debo hacerle”, agregó la intérprete.

Perry, que desplazó a Justin Bieber como la cantante con más seguidores en Twitter, ha llevado su popularidad hasta los emparrillados. En el Día de Medios del Super Bowl, el ala cerrada de los Patriots, Rob Gronkowski, cantó una de sus canciones.

“Lo escuché, quizá debería ponerlo a cantar para abrir mis conciertos”, agregó Perry, quien ha estado siguiendo de cerca los acontecimientos relacionados al juego del domingo.

En un momento de la rueda de prensa, un periodista le hizo un par de preguntas incómodas y se limitó a responder: “Sólo estoy aquí para no ser multada”, frase que fue repetida 25 ocasiones por el corredor de Seattle, Marshawn Lynch, el pasado martes durante la sesión con la prensa.

Ya en un tono más serio, la cantante californiana, que será acompañada en el escenario por Lenny Kravitz, prometió la presencia de una estrella invitada pero se negó a revelar la identidad.

“Estoy emocionada por una invitada y quiero traer a alguien del pasado que necesitaba un poco de brillo. Sólo puedo mencionar que será una noche divertida entre mujeres”, afirmó la californiana.

El espectáculo del medio tiempo, que dura aproximadamente 12 minutos, tendrá una audicencia estimada en 115 millones de personas tan sólo en Estados Unidos.

“Lo que más deseo es que después de verme, más de 100 millones de personas sonrían”, dijo.

“En 12 minutos y medio me dará tiempo de mostrar algunos looks. El primer vestuario será muy candente. No puedo decir mucho, pero les contaré que seré la primera persona en la historia en traer un león y tiburones al show”, reveló.

Finalmente, Perry dijo que la invitación de la NFL para unirse al selecto grupo de cantantes que han estado en el show como Bruno Mars (2014), Beyoncé (2013), Madonna (2012) y los Black Eyed Peas (2011), es una gran responsabilidad y más allá de las bromas lo está tomando con toda la seriedad.

“He colaborado con todo para este espectáculo, no hay un diamante en un zapato que no haya pasado por mi vista. Cada disfraz lo he tenido que aprobar, cada cabello y cada maquillaje”, aseguró.

Fuente