SD. El tema del virus de ébola sigue llamando la atención en el país y médicos y enfermeras esperan que esta semana las autoridades del Ministerio de Salud Pública emitan algún tipo de información sobre el tema que les mantiene preocupados por la falta de orientación.

Mientras tanto, empleados del hospital Ney Arias Lora y vecinos del sector Los Pinos, próximo al centro asistencial, ubicado en Villa Mella, se oponen a que se habilite en el establecimiento el área para aislar a posibles pacientes de la enfermedad.

Los empleados dicen que en ese lugar hay varias oficinas administrativas que comparten las mismas instalaciones sanitarias y acondicionador de aire, lo que representa un peligro para su salud si se llegase a ingresar a alguien con el virus.

Sugieren que las autoridades busquen un lugar en las afueras de la ciudad y que instalen y equipen allí el área para atender los eventuales enfermos.

Esta semana se espera que la ministra de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, se refiera a las medidas que tomarán para prevenir y enfrentar cualquier eventualidad con relación al ébola, luego de que termine de conformar su equipo de trabajo, iniciar el levantamiento para hacer un diagnóstico de la situación de los hospitales públicos y otras áreas y programas del sistema sanitarios.

Guzmán Marcelino dijo que este martes hablará a los medios de comunicación de todos esos aspectos. Y es que con la designación de nuevas autoridades, las informaciones se obtienen de manera extraoficial y solo se dice que el nuevo viceministro de Salud Colectiva, José Manuel Puello, y su equipo de trabajo están estudiando el protocolo que está elaborado pero que no han presentado, mientras profesionales de la salud y la ciudadanía se impacientan ante el avance de la enfermedad a países de occidente.

Los médicos y representantes de los diferentes gremios de enfermería y otras áreas de la salud demandan que se les oriente, que se habiliten centros de contingencia y se adquieran las indumentarias e insumos con los que se enfrenta la mortal enfermedad que ya ha causado la muerte a más de 4.493 personas en Liberia, Sierra Leona, Guinea, Nigeria, Senegal, España y Estados Unidos, según el balance más actual de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“No sabemos si la enfermedad llegará al país, ojalá no llegue nunca, pero tenemos que estar preparados, orientados, para saber cómo actuar y protegernos”, expresó Francisca Peguero, presidenta de la Asociación Nacional de Enfermería (Asonaen), quien explicó que las enfermeras son las más expuestas a la enfermedad.

Fuente:DiarioLibre