¿Por qué los bebés nacen con un color de ojos claro?

image

 

Cuando nace un bebé podemos hacer suposiciones respecto al color de ojos que tendrá en un futuro, las cuales generalmente se basan en el color de ojos que tienen los padres o familiares más directos; sin embargo, todavía no es del todo seguro ya que los pequeños llegan a éste mundo mostrándonos hermosos ojos azules o grises, para luego (aproximadamente después de su primer año) cambiar al que será su color definitivo.

¡Tiene ojos azules!

Los bebés pasan nueve meses en el vientre materno, en donde todo es oscuridad. Si bien se dice que en los últimos meses de embarazo pueden percibir diferentes matices de luz (más o menos intensa) en relación a lo que ven en la oscuridad, la realidad es que no tienen forma de que les llegue luz directa natural o artificial.

Ahora bien, ¿por qué los ojos de los recién nacidos son claros? Porque la melanina, una proteína segregada por los melanocitos y que dan color a los ojos, piel y cabello de las personas, todavía no alcanzó su proceso de maduración para cuando nace el bebé. Y es por este mismo motivo que el color de ojos de los bebés cambia a los meses del nacimiento. Cuando el ciclo se haya completado, es decir cuando la melanina sea suficiente, el bebé tendrá su color de ojos definitivo.

Lo que se modifica en el ojo es el iris, el anillo muscular alrededor de la pupila (la parte coloreada del ojo). La pupila (lo que regula la cantidad de luz que entra en el ojo) será negra por siempre y la zona llamada esclerótica (que es todo lo que es blanco en el ojo) siempre permanecerá igual a menos que se padezca de alguna afección ictericia o inflamación.

Cuándo tendrá su color de ojos definitivo

Dependiendo de la cantidad de melanina producida ente los primeros seis meses de vida y el año, los ojos del bebé podrán ser azules en el caso de que la melanina sea escasa, avellana o color verde si se produce más cantidad o marrones si la segregación de melanina es abundante.

En una época se creía que el color de ojos solo se debía a un factor hereditario, sin embargo hoy se sabe que hay más aspectos que influyen, por ejemplo:

Si ambos progenitores tienen ojos azules o marrones, es probable que su hijo también los tenga pero no es 100% seguro.
Cuando algún abuelo tiene ojos azules, los niños tienen más posibilidades de tenerlos del mismo color.
Cuando ambos padres tienen diferente color de ojos, las probabilidades de que el niño tenga uno u otro color están repartidas.
También se puede dar el caso de que el niño tenga el síndrome de Waardenburg, no es muy frecuente pero a veces ocurre y es cuando a causa de una alteración genética tienen un ojo de color marrón y otro azul.

Fuente