Loading...

image
Te contamos una de las inquietudes más recurrentes de los últimos años de las mujeres embarazadas, los pros y contras del parto en casa. Hay una fuerte llamada para volver a la práctica de lo natural y sano, pero no es sólo en la alimentación y en dejar de utilizar químicos, también queremos trasladarlo a la experiencia de dar a luz a nuestro bebé en el ambiente en que vivimos.

Tener al bebé en casa

No es algo nuevo, antaño siempre era así. A medida que la clínica médica ha evolucionado, el hecho quedó relegado fundamentado en que se corrían riesgos innecesarios tanto para la madre como para el bebé.

Cada día se suman más mujeres a la opción de dar a luz en casa; sin embargo, muchas otras, por miedo e inseguridad, se retractan en algún punto durante el embarazo y deciden hacerlo en una clínica o en el hospital.

Los más extremistas dicen que lo mejor es volver a los tiempos de antes y parir en casa debido a que cuando se interponen las instituciones sanitarias de por medio, todo apunta al comercio.

Pros del parto en casa

Una futura madre sin estrés

Una de las ventajas es que estás en casa, rodeada de tus cosas, y en el ambiente cotidiano que ya conoces, en donde la confianza del entorno juega un papel fundamental y puede ayudar a que estés más relajada cuando llegue el momento del parto.

Sin químicos ni cortes

Cuando el parto se inicia en casa se carece de monitoreo fetal electrónico, medicación (por ejemplo de la epidural), y no se realiza la episiotomía. Todo esto hace que el parto sea más natural, disminuyendo las hemorragias que muchas mujeres padecen luego del parto.

Mayor intimidad

En el hospital habrá mínimo unas 6 personas durante el parto, de las cuales si conoces a dos será mucho. Estar en una sala o habitación fuera de casa nunca es lo mismo para nadie, por lo que es un punto a tener en cuenta. Tener al bebé en casa implica estar rodeada de los afectos más cercanos en un lugar familiar y cómodo.

Libertad para andar

En casa puedes ir y venir, probar posturas y moverte como quieras; pero en el hospital lo más seguro es que te controlen las contracciones cada cierto tiempo, te tengan quizá con suero e incluso conectada a la máquina que hace el monitoreo fetal electrónico.

No hay corridas de último momento

No tienes que trasladarte, recoger cosas para irte del hospital, ni preocuparte de nada, ya estás en tu hogar con todo lo que eso implica, no hay que pensar en nada más. Seguro estarás rodeada de tus seres queridos y todo continuará con absoluta tranquilidad.

Elegir cómo dar a luz

Puedes hacer mucho para esperar el día, por ejemplo: preparar un sitio cómodo para dar a luz, utilizar una piscina, aplicar aromaterapia, poner música.

Contras del parto en casa

Lejos del hospital

Si estás muy lejos del hospital o no tienes como trasladarte hasta él, puede ser una desventaja importante a considerar en caso de que se presente alguna complicación. Sin embargo, la lejanía al hospital no debe quitarte el sueño si has tenido los controles de rutina y llevas el embarazo sin problemas ni ningún tipo de riesgo.

No guardar reposo

El tener a tu bebé en casa también implica los cuidados post parto, no porque hayas dado a luz en el domicilio saldrás corriendo a poner la lavadora y hacer de cuenta que nada ha pasado. Para algunas mujeres es difícil descansar y guardar reposo cuando están en casa, si es tu caso, puede que te convenga parir en el hospital.

Inconvenientes de un embarazo de alto riesgo

Este puede ser un motivo significativo para decidirte por tener a tu bebé en el hospital, en donde podrán actuar con rapidez ante cualquier posible eventualidad.

El dar a luz en casa no conlleva demasiadas desventajas, sí es necesario valuar los puntos antes expuestos, pero fuera de ello si tienes la idea rondando por tu mente, consulta con tu médico, matrona o partera y pídele que te informe al respecto y aporte su punto de vista.

Fuente: Imujer