Loading...

image

¿Qué es la ictioterapia?

Es lo que muchos se preguntarán, ya que este nombre es poco conocido. Pero si hablamos de spas de pies con peces, puede que la idea nos vaya sonando mucho más conocida. Esta terapia se ha vuelto famosa recientemente y afirma tener muchos beneficios para nuestros pies, esa parte del cuerpo a menudo olvidada por las personas.

La ictioterapia se trata de una limpieza profunda de los pies, mediante la inmersión de los mismos en una pecera llena de los peces garra rufa, llamados también peces doctor. Estos peces turcos consiguen eliminar toda la piel muerta de los pies, dejándolos limpios y suaves.

Esta pedicuría natural tarda entre 15 y 30 minutos aproximadamente, y también incluye corte de uñas y un masaje en los pies.

Dicen que con la ictioterapia conseguiremos unos pies libres de callos, grietas y durezas, bien hidratados y libres de impurezas. Además, al no incluir alicates o tijeras no hay posibilidad de infecciones, ni dolor. También mejoraremos nuestra circulación, disminuiremos el mal olor de los pies y eliminaremos el pie de atleta. Incluso se dice que los peces actúan en los mismos puntos que la acupuntura, regulando el sistema nervioso, relajando los músculos y reduciendo la fatiga.

Incluso, en un ambiente médico, los peces garra rufa pueden ser utilizados para el tratamiento de la psoriasis, pero no esperemos encontrar esto en un salón de belleza.

Inconvenientes de la ictioterapia

Muchos dicen que como son peces sin dientes, la práctica es totalmente segura. Sin embargo, en algunos casos, la ictioterapia ha causado brotes de infecciones, provocadas por microbacterias no tuberculosas que causaron llagas y cicatrices. Por esta razón, muchos estados de Estados Unidos han prohibido la ictioterapia.

Se considera que no se mantiene toda la higiene posible, ya que el agua debería ser cambiada entre paciente y paciente, se utiliza el mismo pescado, que lógicamente no está esterilizado, en algunos casos se utiliza otro tipo de peces similares a los garra rufa pero con dientes, que pueden lastimar e infectar la piel, y muchas personas consideran la práctica crueldad animal.

Sin embargo, el riesgo de infecciones es muy bajo, aunque claro, existe. Pero de todas formas, se recomienda a personas con sistemas inmunes muy debilitados, diabetes, psoriasis, cortes o una reciente depilación que eviten estos spas de pies. ya que las bacterias depositadas en el agua pueden causarnos neumonía, infecciones en los huesos, las articulaciones y la sangre. Incluso algunas cepas fueron resistentes a importantes medicamentos.