Razones para usar jalea real

image

 

La jalea real, con su nombre tan prestigioso y su origen un tanto misterioso, es un producto saludable. Pero veamos con detalle los verdaderos beneficios y las precauciones que se deben tomar.

La jalea real, la leche de las abejas

La jalea real se llama leche de las abejas, porque cumple la misma función que esta última. Se utiliza para nutrir a las larvas de las abejas durante los primeros estadios de su desarrollo. En cuanto a su calificativo de “real”, se le debe al hecho de que es la comida exclusiva de la reina de las abejas.

Las reinas viven entre cuatro y cinco años, mientras que las abejas ordinarias mueren al cabo de algunos meses (para las más afortunadas). La jalea real tiene en el imaginario el lugar de un producto mítico que permitiría prolongar la vida y aumentar la fertilidad. Las reinas son también las únicas abejas capaces de poner huevos. La realidad no es tan de color de rosa, pero la jalea real tiene, en cualquier caso, muchos beneficios.

Los beneficios de la jalea real

El ingrediente principal de la jalea real es el agua, pero también contiene azúcares, proteínas y grasas. Otros elementos son más preciados, concretamente las vitaminas, del grupo B principalmente, pero también minerales y oligoelementos. Los estudios científicos que se han realizado con jalea real no son muchos.

Los beneficios teóricos de la jalea real no han sido demostrados a través de datos muy fiables. Una cierta eficacia antibiótica sí que, por el contrario, ha sido observada, así como un efecto similar al de los estrógenos. Por esta razón, se aconseja tomar jalea real durante la menopausia. De manera más tradicional, la jalea real se suele utilizar como refuerzo o energizante. Se aconseja principalmente en caso de convalecencia, en período de estrés o de un cansancio más acusado.

¿Cómo usar la jalea real?

La jalea real fresca es reputada por ser un elemento natural muy eficaz, pero es cara y debe ser conservada en el congelador. La jalea liofilizada se presenta en forma de cápsulas o píldoras, y se puede guardar en el armario. Pero cuidado, la posología debe adaptarse, puesto que una vez liofilizada, la jalea real es tres veces más concentrada. Se aconseja, para una cura “de base”, en caso por ejemplo de una fatiga acusada, tomar entre 100 y 250 miligramos de jalea real liofilizada.

La jalea real no presenta riesgos particulares para la salud. Sin embargo, no conviene tomarla con los ojos cerrados. También puede provocar reacciones violentas en personas alérgicas al polen o a las picaduras de abejas.

Fuente