Loading...

image

La zanahoria es un buen alimento que produce mejoras a nivel de la salud y además de buen sabor. No solo en relación a la vista como la cultura popular propaga, sino que ayuda a muchas otras áreas de nuestro organismo que no siempre tenemos presentes cuando comemos zanahoria.

Es una raíz muy mineralizante y vitaminizante, y no tiene contradicciones. Entre algunas cosas ayuda a fortalecer los dientes y las encías ingiriéndola cruda, siempre es mejor (a fines terapéuticos) comerla en ese estado, antes que cocida, de cualquier forma no deja de ser buena.

Si sufre por no tener apetito, de anemia, depresión, cólicos, estreñimiento, dolores de estomago por intoxicación, incorpore a su dieta la zanahoria.

Pero las ventajas de la zanahoria no terminan ahí, también es diurética (ayuda a orinar), es emenagoga, desintegra los cálculos renales, es vigorizante, antioxidante, protege la piel y mejora la visión (como ya lo dijimos, y sabemos todos).

También podemos consumir la zanahoria en jugo, en este caso el jugo nos ayuda porque es: antiséptico, normaliza la sangre, bueno para mejorar los desordenes digestivos, adelgazante, efectivo para disminuir la acidez, bueno para el reumatismo, para la anemia y la mal nutrición, bueno en los casos de impotencia y esterilidad.

A esta cantidad de cosas para las que es bueno el jugo se le suman más si se lo mezcla con miel y jugo de limón. En este caso mejora las enfermedades respiratorias, las afecciones del pecho, el asma y los catarros bronquiales.