Loading...

image

 

Siempre hemos escuchado sobre los poderosos beneficios de ingerir y aplicar miel pura de abejas en nuestra piel, pero ¿sabías que el polen de abejas posee propiedades extraordinarias para preservar la belleza?

El polen de abeja contiene una cantidad de vitaminas y aminoácidos que no solo ayudan a nuestro organismo cuando lo consumimos, sino que al ser incorporado en mascarillas resulta altamente beneficioso para el rejuvenecimiento de la piel.

Es por ello que compartimos contigo unas dos sencillas mascarillas a base de polen de abeja, para que las hagas por ti misma y revitalices en todo su esplendor la piel de tu rostro.

Mascarilla # 1 – Polen & soya

Ingredientes

2 cucharaditas de polen de abeja
1 cuchara grande de harina de soja
1 cucharada de agua mineral sin gas

Se toman las 2 cucharaditas de polen de abeja y se trituran muy bien hasta que queden pulverizadas, se colocan en un recipiente junto a la cucharada de harina de soja y la de agua. Se mezclan todos los ingredientes hasta forma una pasta homogénea.

Para su aplicación debes tener la piel limpia y ligeramente humedecida -cara, cuello y escote-. Colócala sutilmente, déjala actuar por 20 minutos y retírala con agua tibia. Puedes realizar este procedimiento dos veces por semana.

Mascarilla # 2 – Polen & yema de huevo

Ingredientes

1 cucharadita de polen de abejas
1 yema de huevo
1 cucharadita de aceite de almendras
1 cucharadita de agua de rosas

Coloca en un recipiente la yema del huevo, luego agrega la cucharadita del polen de abejas, la del agua de rosas y finalmente la del aceite de almendras. Mezclas todos los ingredientes muy bien y deja reposar la preparación por unos 10 minutos, para que los granos del polen queden totalmente disueltos en ella.

Para su aplicación, limpia muy bien tu rostro y aplica la mezcla con una brocha de forma uniforme, dejándola actuar por 15 minutos, retírala con abundante agua tibia y deja tu piel totalmente al natural sin aplicar ningún tipo de crema ni maquillaje.

Esta mascarilla posee componentes altamente nutritivos y puede ser aplicada en cualquier tipo de piel.

El polen de abeja tiene propiedades maravillosas para la piel si lo usamos en mascarillas y si quieres aprovechar aún más todas sus bondades, puedes incluirlo en tu ingesta diaria. Por las mañanas toma un vaso de agua en ayunas, seguido de una cucharadita de polen de abeja, otro vaso de agua y luego desayuna como lo haces diariamente. Ayudará a controlar la presión arterial y los problemas de estreñimiento, entre muchas otras cosas más. Puedes también añadirlo en tu yogurt natural como un cereal o en las ensaladas como un complemento altamente vitamínico.

Fuente: Imujer