Loading...

prete_pedofilia-2(raccoonknows.com)Santiago.-En las investigaciones hechas por las seis instituciones que brindan apoyo a las mujeres que presuntamente sedujo sexualmente el sacerdote Juan Manuel de Jesús Mota (padre Johnny) revelaron que algunas de las abusadas fueron llevadas engañadas a moteles.

Raquel Rivera, vocera del grupo que procederá en las próximas horas a demandar al cura católico dijo que en los testimonios de las mujeres con la cual el sacerdote sostuvo relaciones sexuales, estas dijeron que en una ocasión el religioso las invitó a una actividad en La Vega y luego se desvió hacia un resort de Puerto Plata donde se registró con otro nombre.

Actualmente de las 15 víctimas que maneja el ministerio público de Constanza, estas entidades brindan apoyo a tres quienes ofrecieron sus testimonios.

Una de las que decidió dar la cara tuvo que mudarse por un tiempo a Santiago debido a que en los últimos días es mantenida en asedio por los defensores del cura católico.

“El sacerdote no solo se aprovechó sino que abusó de la confianza de los padres cuando pedía permiso para llevarlas a misa en La Vega y Bonao y luego se desviaba y hasta en una ocasión entró a un hotel de Puerto Plata con otro nombre”, apuntó Rivera.

En apoyo a las demandantes se sumaron la Coordinadora Mujeres del Cibao, Movimiento Feminista Hermanas Mirabal, el Núcleo de Apoyo a la Mujer, Fundación Mujer Iglesia, Casa Abierta.

Reconocen el derecho a la defensa que tiene sacerdote por ser el acusado, pero no a desacreditar a los denunciantes como ha pretendido con supuestas acusaciones de que buscan con esto desacreditar a la iglesia o que se apruebe el aborto.

Dice que muchas de las damas, cuando fueron abusadas apenas tenían 14 y 16 años de edad.

Raquel Rivera dice que mantienen y llevarán el caso hasta las últimas consecuencias la denuncia de que el sacerdote abusó sexualmente de al menos diez menores.

Hasta el momento el obispado de La Vega ha manejado el caso con mucho hermetismo y no se ha referido públicamente al caso.

Aunque no permanece en su función como párroco Cátedra de San Pedro, el padre Johnny tampoco ha sido suspendido.

En el caso del sacerdote Wojciech Gil (padre Alberto), acusado de agredir sexualmente a tres menores en el distrito municipal de Juncalito del municipio de Jánico en Santiago, aún la jueza Martha Erneris Jáquez Hiraldo del Cuarto Juzgado de la Instrucción trabaja en el proceso de solicitud e declararlo en rebeldía.

El proceso de solicitud fue hecho el pasado 20 de agosto por la Fiscal Titular, Luisa Liranzo debido a que los insistentes esfuerzos para que retorne al país desde Polonia donde presuntamente se encuentra.