Loading...

image

 

El embarazo transforma el cuerpo de la mujer. Ahora que se está acostumbrada a una nueva vida con el bebé, se puede dedicar algo de tiempo a recuperar la forma y la silueta. Pero evidentemente, a pesar de que las ganas de recuperar la línea sean grandes después del parto, imperativamente se debe esperar a tener autorización por parte del médico para volver a comenzar a practicar una actividad física.

Deporte después de visitar al médico

La visita al médico tiene lugar un mes después del parto, aproximadamente. El médico es el único que puede apreciar la vuelta a la normalidad del cuerpo (episiotomía, cesárea…) y del organismo (hormonas, depresión…), que se han detectado durante el embarazo.

Se puede retomar la actividad deportiva a partir del momento en el que el médico lo autorice y cuando el entorno facilite el cuidado del bebé durante la ausencia de la madre. Si estas condiciones se dan, la única contraindicación es el cansancio.

Fortalecer el perineo

El perineo es un conjunto de músculos situados alrededor de la vulva y del ano. Es esta zona, la que más ha sufrido el peso del bebé, el tiempo y el modo de expulsión durante el parto. Por lo tanto, conviene comenzar a reeducar el perineo antes de retomar una actividad física. Debe ser lo suficientemente resistente para mantener el peso de los órganos.

De esta forma, durante los primeros días que siguen al parto se pueden realizar pequeños ejercicios sin esperar a las sesiones de reeducación. Existe, igualmente, la gimnasia hipopresiva, que es muy importante. Consiste en trabajar los músculos de los abdominales como complemento del perineo.

Por ejemplo: se inspira y se expira contrayendo únicamente el esfínter anal (sin apretar los glúteos). Se puede hacer lo mismo a nivel de la vagina. Esta serie de ejercicios se debe repetir diez veces al menos.

Las actividades físicas para después del parto

Los deportes que se deben priorizar después del parto son los que hacen trabajar todos los músculos del cuerpo al mismo tiempo. En todos los casos, es importante escuchar al cuerpo e ir suavemente. Lo esencial en este período sigue siendo el descanso.

Caminar ayuda a trabajar los músculos y tiene la ventaja de poder practicarse de forma sencilla. Se puede realizar una larga caminata con el bebé en su cochecito. La natación es ideal para las mujeres que tienen dolores lumbares y problemas de circulación: no olvidemos que el agua tiene virtudes calmantes. En la piscina, como en la playa, lo ideal es ir a nadar dos veces a la semana.

La bicicleta está en el top de los deportes de musculación, pero no se puede practicar más que varios meses después del parto. Brazos, piernas, glúteos, abdominales, espalda… Todos los músculos se ponen en actividad. Por último, está la gimnasia que se puede realizar en centros especializados con el fin de fortalecer el vientre y tonificar el pecho.

Fuente: Imujer