Loading...

image

 

Todas la tenemos y con el paso del paso del tiempo su aparición es mayor. Si bien aprendemos a convivir con ella, la flacidez no es de esas cosas de las que estemos orgullosas de nuestro cuerpo. Sin embargo está ahí y hay que hacerle frente como podamos.

¿Qué es? ¿Por qué aparece? ¿Se previene? ¿Se elimina? Hay muchas dudas sobre la flacidez.

Sentite orgullosa de tu cuerpo también en verano, ¡y hacele frente como corresponde!

Lo que hay que saber sobre la flacidez

Es la pérdida de firmeza de la piel gracias a la disminución o debilidad de los tejidos de sostén, colágeno y elastina.

Apararece con mayor frecuencia en la zona del rostro, papada y caída en ángulo mandibular o párpados, la cara interna de los muslos y de los brazos, el abdomen y los glúteos.

Según la Dra Lelia Nudelman, Directora de Laboratorio Carthage, la causa más frecuente de su aparición es el paso del tiempo, debido a la pérdida de la eficacia de las proteínas que mantienen la piel firme.

Otras causas son la obesidad, el embarazo, la pérdida y recuperación de peso en períodos cortos de tiempo, una mala alimentación y la falta de ejercicio.

¿Se puede prevenir?

Lo que se puede hacer es, si se reconoce tempranamente, actuar sobre determinados malos hábitos que impactan sobre su aparición. Además cuidar la alimentación y evitar el sedentarismo son cuestiones fundamentales.

Se recomienda también evitar una sobreexposición al sol, ya que los rayos con el tiempo deterioran el colágeno y la elastina de la piel, favoreciendo la aparición de flacidez, arrugas y manchas.

Tratamiento para la flacidez

“El especialista debe realizar un diagnóstico adecuado del paciente e interrogarlo sobre todos los aspectos que puedan influir sobre la persistencia de la flacidez, tales como los factores hereditarios, la dieta, la actividad física, los hábitos, el tabaquismo y tratamientos anteriores”, explica la Dra Marta Tielas, Directora del Centro Médico láser AEGYNA, respecto a los posibles tratamientos para afrontar la flacidez.

Además cuenta que el éxito de los resultados estará dado por la selección de tratamientos combinados y el compromiso del paciente para realizarlos de la mano de una modificación de aquellos hábitos que favorecen su aparición.

Si tu idea es ir a un centro de estética para hacerle frente a la flacidez podés optar por las siguientes tratamientos:

Electroestimulación
Electroporación
Radiofrecuencia
Láser

Ya vemos que no se trata sólo de atacar el lado estético de la flacidez, sino de cuidar nuestra salud para que no aparezca como producto de nuestros malos hábitos. Cuidarnos hará que nos veamos mucho más lindas y sanas por dentro y por fuera.

Fuente