image

 

Cuando se trata de ponerse en forma, la primera idea que salta a la cabeza es empezar una dieta alimentaria y correr al gimnasio en busca de una actividad física; sin embargo, poca relación le vemos a encargarnos de ejercitar el cerebro, hacer que esté sano y listo para responder a todas las exigencias a las que lo exponemos en el día a día.

Buena memoria, inteligencia, rapidez, equilibrio, claridad y capacidad de pensamiento, son algunas de las capacidades que requerimos tenga este órgano, que rige además todas las funciones de nuestro organismo y pese a ello, es limitada la atención que le brindamos en exclusiva.

Para cambiar esta perspectiva es necesario que además de procurarnos una alimentación sana, vital para el funcionamiento cerebral, también dediquemos tiempo a realizar actividades que le estimulen y garanticen una larga y próspera vida, para lo cual la doctora Georgina Montemayor Flores, catedrática de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recomienda seguir estos consejos:

• En lo que respecta a la alimentación, además de procurar que sea variada, balanceada y abundante para cubrir tus necesidades físicas, también debes incluir nutrientes del tipo de los Omega 3,6 y 9, debido a que estimulan y protegen la memoria. Una cucharada de chía es ideal, pues contiene estos elementos y además es antioxidante. Agrega una cucharada pequeña a la jarra de agua que tomarás durante el día, será excelente.

• Oxigena tu cerebro por medio de la actividad física. La caminata y el yoga son muy recomendables, ya que en el primer caso, activa el área del hipocampo que ayuda a la producción de neuronas. El yoga, en cambio, te ayuda a mejorar la respiración y por ende oxigenas tu cerebro, lo que te mantiene alerta, influye en la capacidad de atención y disminuye los niveles de estrés. Aprende todo lo que puedas

• Aprende un idioma y le darás un gran regalo a tu cerebro. Resulta que este órgano está diseñado para tratar de entender todo lo que le rodea, por lo que el hecho de escuchar y entrenarse en otra lengua le brinda elementos invaluables para entrenarse.

• Date un periodo al día para leer. La especialista recomienda optar por la literatura clásica, debido a que como están bien escritos y con una adecuada narrativa, le dan vida a tu imaginación y te da elementos para socializar.

• ¡Que la música te acompañe! Pero qué tal que sea del periodo barroco, esto es porque debido a que son composiciones elaboradas, con orden y disciplina, mantienen activo tu cerebro y además cubren su necesidad de estar expuesto a grandes retos. Evita las canciones repetitivas, ya que evitan que este órgano trabaje, pues desde el primer enunciado capta la idea y deja de accionarse.

• Medita por lo menos 10 minutos diarios. Está comprobado que meditar fortalece las conexiones neuronales, así como su coordinación, lo que te lleva a estados de relajación y bienestar permanentes, tanto físicos como mentales.

Mantener en perfecto estado tu cerebro trae grandes beneficios sobre sus funciones, pero a la par, cuidarlo es un acto de generosidad contigo misma que te permite generar pensamientos positivos y agradables, disfrutar tanto de alimentos, actividades y recreaciones que te harán contactar con tu interior y reflejar al exterior el bienestar que te has procurado.

Fuente