Loading...

No habrá vías de alta velocidad en Internet para las empresas y organizaciones en la Red que puedan pagarlas. El tráfico se tratará  igual para todos y los proveedores de Internet no podrán interferir con quien suscriba su servicio. Es decir, se confirma la llamada y discutida “neutralidad de la red”.

Así lo anunció el miércoles el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, FCC, Tom Wheeler que para asegurar esta neutralidad  va a proponer clasificar a las empresas proveedoras de banda ancha por cable y móvil, como empresas de compañías de suministro público. Es decir, igual que las empresas de electricidad o agua.

Eso sí, la FCC renuncia a regular precios o tarifas y se compromete a facilitar las normas que animan la inversión de las proveedoras.

Esta propuesta, que anunció a través de un artículo en la revista Wired, se presentará al resto de los comisionados el jueves y se votará el  día 26 de febrero. Wheeler solo necesita los votos de dos comisionados para sacarla adelante y se anticipa que los dos nombrados por el partido demócrata lo hagan a favor.

El presidente Barack Obama ya dijo el pasado mes de noviembre que su Administración iba a defender la neutralidad de la Red para que ninguna empresa tuviera que pagar a un proveedor para hacer llegar sus servicios. Actualmente, por ejemplo Netflix tuvo que cerrar acuerdos con varios proveedores de Internet para que no se retrasara la emisión de sus películas.

La neutralidad de la Red ha abierto un  debate que ha durado años y en los últimos meses ha generado cuatro millones de comentarios a la FCC  (un récord) por parte de empresas proveedoras del servicio, de contenidos, emprendedores  y usuarios.

Los proveedores como Comcast, Verizon o AT&T dicen que regular así la banda ancha puede desincentivar la inversión y por tanto la innovación. Las empresas en la Red  quieren la neutralidad porque elimina barreras a las start ups y los usuarios no quieren pagar más por el servicio.

La acción de Wheeler puede, no obstante, no zanjar el debate ya que no es del agrado de los conservadores en Washington que pueden intentar pasar legislación para parar los pies de la FCC. El otro escenario es que las empresas proveedoras pueden, además, demandar a la Comisión.

FUENTE