Bill Gates donará USD 50 millones para investigación contra el Alzheimer

Bill Gates-Alzheimer-Raccoonknows.jpg

Bill Gates-Alzheimer-Raccoonknows.jpg

 

El multimillonario cofundador de Microsoft Bill Gates anunció el lunes que invertirá 50 millones de dólares para financiar la investigación sobre un tratamiento contra la enfermedad de Alzheimer.

Gates escribió en su blog que los fondos provienen de su fortuna personal y no de la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a obras de caridad.

“De todas las dolencias que nos afligen al final de la vida, una se destaca como una amenaza particularmente grande para la sociedad: la enfermedad de Alzheimer“, dijo.

“Los científicos aún no han encontrado qué causa exactamente el Alzheimer o cómo evitar que la enfermedad destruya el cerebro”, dijo, recordando que en Estados Unidos es la única de las diez principales causas de muerte sin tratamiento eficaz.

Gates dijo que está invirtiendo 50 millones de dólares en el Dementia Discovery Fund, un grupo mixto con fondos privados y públicos basado en Londres que apoya nuevas investigaciones sobre la demencia.

El multimillonario dijo que hallar un tratamiento para el Alzheimer, un tipo de demencia que afecta la memoria, el pensamiento y la conducta, es especialmente urgente por el aumento de longevidad en las personas provocado por las mejoras en el cuidado médico.

Las personas de más de 80 años tienen un 50% de probabilidad de desarrollar Alzheimer, dijo Gates.

“Si tienes la enfermedad en tus 60 o 70, quizás necesites costosos cuidados durante décadas”, señaló, apuntando que “al menos que haya un avance importante” los gastos seguirán ahorcando los presupuestos de salud en los próximos años y décadas.

Lograr avances contra el Alzheimer, que afecta a entre 28 y 33 millones de personas en el mundo, requerirá mucho tiempo, e inicialmente los tratamientos serán costosos, reconoció Gates.

“Una vez que ese día llegue” la Fundación Bill y Melinda Gates “podría ver cómo expandir el acceso en los países pobres”, afirmó.

Pero Gates dijo que era optimista.

“Hemos visto cómo la innovación científica ha convertido a enfermedades que eran asesinas seguras como el sida en enfermedades que se pueden controlar con medicamentos”, dijo.

“Pienso que podemos hacer lo mismo (o mejor) con el Alzheimer”, añadió.

La Fundación Bill y Melinda Gates ha concentrado sus esfuerzos en la lucha contra enfermedades transmisibles como malaria y polio en países pobres.

Fuente

Cómo tener una mejor calidad de vida luego de un diagnóstico de Alzheimer

Alzheimer-Raccoonknows.jpg

Alzheimer-Raccoonknows.jpg

 

Existe una noción muy difundida con respecto al Alzheimer que asocia a la enfermedad neurodegenerativa con un camino sin regreso hacia un declive inexorable. Muchos todavía creen que los tratamientos disponibles son inefectivos, lo que desalienta a quienes comienzan a sufrir los primeros síntomas de pérdida de memoria inmediata a recurrir a la ayuda de profesionales.

Pero según la doctora Gayatri Devi, uno de los mayores referentes en neurología de los EEUU, la realidad de la enfermedad es muy diferente. La especialista con más de dos décadas de experiencia en el campo del estudio del cerebro acaba de publicar un libro titulado “Espectro de Esperanza: Una Nueva Aproximación al Alzheimer y otras Demencias” que busca ayudar a erradicar los preconceptos que rodean a la condición.

La Dra. Devi asegura que se debe encarar al Alzheimer, no como una enfermedad aislada, sino como un “trastorno de espectro” con un amplio rango de síntomas, respuestas a tratamiento y prognosis. La neuróloga, directora del reconocido Park Avenue Neurology de la ciudad de Nueva York, afirma que tanto el diagnóstico temprano como el tratamiento adecuado ha mantenido a muchos de sus pacientes estables.

La forma más común de demencia ha sido históricamente muy mal comprendida, con el foco puesto usualmente en los casos más severos, aquellos que obligan a los pacientes a pasar sus últimos días en hogares de ancianos, sin poder hablar y confinados a una cama o una silla de ruedas.

Pero Devi comparte en su libro que dicho panorama desalentador solo representa a una mínima fracción de aquellos que padecen Alzheimer. La mayoría lleva adelante una vida funcional en comunidad, envueltos en una rutina normal sin dejar de llevar adelante las actividades que solían hacer antes del diagnóstico.

La especialista cree que uno de los mayores desafíos continúa siendo el asociar a la enfermedad con individuos independientes y completamente operativos, los cuales representan a la mayoría de los pacientes. Gracias a la experiencia recogida en su consultorio, Devi recomienda que las familias de los afectados no tomen decisiones basadas en el miedo por sobre los hechos.

Confundidos e inmersos en una completa incertidumbre, los pacientes usualmente pierden la confianza en si mismos y comienzan a dudar de sus habilidades, lo que los lleva a volverse introvertidos y a cerrarse a su entorno. Devi asegura que al permitir esto, se le está quitando la posibilidad a quienes sufren de Alzheimer de disfrutar de una vida llena de placer, propósito y plenitud personal.

La neuróloga y escritora recomienda, dentro de lo posible, continuar trabajando para mantener al cerebro activo y poner el foco en mantener vivo el vínculo con familiares y amigos para que el sentimiento de comunidad y apoyo pueda ayudar al paciente. Mantenerse activo a nivel físico también es fundamental, y ejercitar unos 30 minutos tres veces por semana ayudará a mantener al corazón saludable y a aumentar el flujo de sangre al cerebro, lo que combatirá los efectos del Alzheimer con las placas y ovillos que matan las células neuronales.

Devi también compartió que en la mayoría de los casos, la genética no está relacionada con el Alzheimer. “Menos del cinco por ciento de los casos de Alzheimer se deben a motivos genéticos. La mayoría pueden ser prevenidos con cambios en el estilo de vida, cosas simples como modificaciones en la dieta y ejercicio físico”.

A pesar de que no existe en la actualidad un método para revertir el Alzheimer, Devi asegura que se puede detener su avance. “Cuanto antes se intervenga, mejor será la respuesta al tratamiento”. La especialista también recomienda ser selectivo con quienes se decida compartir el diagnóstico, por miedo a que el paciente sea estigmatizado.

La neuróloga concluye que el Alzheimer no debería representar una barrera insuperable para poder llevar adelante una vida plena y por sobre todas las cosas, conectados con otros a nivel cognitivo.

Fuente

Descubren la forma de parar y revertir el párkinson y el alzhéimer

párkinson-alzhéimer-Raccoonknows.jpg

párkinson-alzhéimer-Raccoonknows.jpg

 

A pesar de que el alzhéimer y el párkinson son enfermedades que afectan a regiones diferentes en el cerebro y aluden a factores genéticos y ambientales dispares, un estudio publicado por la revista Nature Structural and Molecular Biology revela que a nivel bioquímico son similares.

Las dos enfermedades se componen de una proteína que es capaz de matar células cerebrales: ésta recibe el nombre de alfa-sinucleína en el párkinson y tau en el alzhéimer. La clave está en que existe una enzima llamada asparagina endopeptidasa (AEP) que recorta y hace más viscosa y tóxica a esa proteína, por lo que inhibiéndola con un fármaco se puede parar y revertir el desarrollo de ambas enfermedades neurodegenerativas.

Keqiang Ye, encargado del estudio, precisó que “en la enfermedad de párkinson, la alfa-sinucleína se comporta de forma similar a la tau en la enfermedad de alzhéimer” por lo que “si AEP corta tau, es muy probable que también corte la alfa-sinucleína”.

Por el momento, los ensayos clínicos con animales han demostrado que un fármaco que inhibe la asparagina endopeptidasa (AEP) evitando la toxificación de las proteínas.

Fuente

Consumir aceite de oliva ayuda a prevenir el Alzheimer, según estudio

aceite de oliva-Alzheimer-Raccoonknows.jpg

aceite de oliva-Alzheimer-Raccoonknows.jpg

 

Una dieta que incluya aceite de oliva extra virgen puede preservar la memoria y ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer, asegura un estudio difundido hoy.

La investigación, realizada por científicos de la facultad de Medicina de la Universidad Temple, muestra que el consumo de este producto típico de la dieta mediterránea reduce en los ratones la formación de proteínas beta-amiloides y de ovillos neurofibrilares, dos indicadores típicos de la enfermedad.

“Hicimos este estudio porque seguimos la literatura que ha mostrado que la gente que vive en la zona del mar Mediterráneo tiene una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y de enfermedad de Alzheimer”, dijo a Efe Domenico Praticò, uno de los investigadores que realizó este trabajo.

“Lo que realmente hace una diferencia es que la gente de esa zona consume diariamente aceite de oliva extra virgen”, aseguró el experto.

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos trabajaron con un modelo animal, con ratones que reproducen todos los aspectos de la enfermedad.

“Cuando estos animales envejecen desarrollan problemas de memoria y de aprendizaje”, explicó Praticò.

Los investigadores trabajaron con dos grupos de animales, uno que comía la dieta normal de un ratón y otro que también recibía aceite de oliva en una cantidad comparable a la que consumiría un ser humano.

“Empezamos esto cuando tenían seis meses de vida, un momento en el que no tienen la enfermedad todavía. Los seguimos hasta que alcanzaron los 12 meses, que equivaldrían a unos 65 años en los seres humanos”, relató Praticò.

En primer lugar, notaron que los ratones que habían consumido el aceite de oliva tenían un estado de su memoria hasta un 40 por ciento mejor que los del otro grupo.

En el caso del aprendizaje de tareas, también observaron que los que habían consumido el producto eran más rápidos al aprender y podían recordar los detalles de las tareas, algo que el otro grupo no podía hacer.

El paso siguiente fue observar el cerebro de los ratones, para saber cómo el aceite de oliva había podido lograr ese cambio.

“Empezamos a buscar la patología clásica que se encuentra en la enfermedad de Alzheimer. Buscamos proteínas beta-amiloides y ovillos neurofibrilares”, puntualizó Praticò.

Así vieron que los animales que habían consumido el aceite de oliva presentaban “una drástica reducción en la cantidad” de esos indicadores y sus cerebros estaban “más limpios”.

“Esto es muy emocionante, porque el aceite de oliva extra virgen, como elemento natural, podría ser utilizado para activar el mecanismo de autofagia”, afirmó Praticò en referencia al proceso por el que las células “reciclan” las toxinas y los desechos internos.

“La autofagia se ve restringida en la enfermedad de Alzheimer y por eso es muy emocionante”, agregó.

Según Praticò, los investigadores ahora tienen evidencias científicas de que el aceite de oliva puede usarse para prevenir la enfermedad, pero todavía falta saber qué incidencia puede tener en los pacientes que ya la tienen.

Por eso, estos científicos han comenzado un nuevo estudio con ratones que ya tienen la presencia de los indicadores, para saber si el aceite también puede ser considerado como una terapia.

Además, Praticò espera comenzar pronto con las pruebas clínicas en los seres humanos, pues el aceite de oliva extra virgen “es un producto natural y no es tóxico”.

Fuente

Estas son las novedosas terapias de I.A. para tratar el Alzheimer

 

Partiendo de la técnica conocida como test de producción de atributos, en la que se enumeranlas características de diferentes objetos como una bicicleta o una cuchara, esta herramienta sirve para detectar el deterioro cognitivo de un paciente, hasta la Inteligencia Artificial

En el mismo método se basa una de las líneas de investigación abiertas en el Departamento de Inteligencia Artificial de la UNED. “La Inteligencia Artificial hace uso de técnicas de aprendizaje de tal forma que, a partir de una batería de casos, de pacientes a los que se les ha aplicado este test, se les puede dotar de un modelo desde los orígenes de la enfermedad”.

Esto lo explica Rafael Martínez, uno de los investigadores del grupo SIMDA de la UNED, con una probabilidad asignada a cada uno de los pacientes estudiados se puede evaluar la posibilidad de que nuevos casos sufran ese deterioro cognitivo asociado con la enfermedad.

En este caso, la Inteligencia Artificial se utiliza como herramienta de diagnóstico médico, de la misma forma que con una de las patologías oculares más agresivas: el glaucoma. Los investigadores identifican la cabeza del nervio óptico en imágenes de fondo de ojo mediante técnicas de optimización en Inteligencia Artificial.

“Identificar esta estructura anatómica es muy importante a la hora de diagnosticar enfermedades como es el glaucoma, que en el caso de no detectarse a tiempo puede producir ceguera irreversible”, asegura Enrique Carmona, investigador del mismo grupo.

Los científicos también analizan imágenes de resonancia magnética con diferentes aplicaciones biomédicas, algo impensable hace unos años. “El desarrollo de las últimas décadas ha proporcionado nuevas modalidades de imagen que permiten realizar estudios que anteriormente solo podían realizarse post-mortem”, señala Mariano Rincón, otro de los investigadores del equipo. “Las nuevas tecnologías permiten el almacenamiento y el procesado de un gran volumen de imágenes, y los posibles usos solo están limitados por el tiempo y la imaginación”.

Robots humanizados

Los famosos robots, vinculados por el público general con esta disciplina, también son abordados por los científicos de la UNED. Los dispositivos móviles en los que están trabajando, para tareas de monitorización, utilizan métodos para calcular el movimiento de un robot en un entorno con obstáculos, evitando colisiones.

“Una característica especial de los métodos que hemos desarrollado para el movimiento de los robots es que se inspiran en la forma en la que lo hacemos los humanos”, afirma José Ramón Álvarez. De esta forma, buscan el espacio libre que hay a su alrededor y avanzan en una dirección para dirigirse hacia el centro geométrico de esa zona. El equipo trabaja en estos momentos con el Instituto de Biología Molecular y Celular de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) para estudiar el posible uso de cultivos de neuronas reales sobre una placa de electrodos para controlar estos robots móviles.

Además, al margen de estos dispositivos pero también con técnicas de Inteligencia Artificial, los investigadores utilizan secuencias de vídeo procesadas, donde se delimitan, por ejemplo, los movimientos corporales de las personas. “Esto nos permite identificar situaciones, en el caso de la vigilancia, que puedan ser pre-alarmantes, como dejar una maleta en una estación de tren o en un aeropuerto y abandonar la escena”, indica Rafael Martínez.

Fuente

Alzheimer: 10 señales que indican que algo pasa

Alzheimer-Raccoonknows.jpg

Alzheimer-Raccoonknows.jpg

 

El 21 de septiembre fue una fecha muy señalada: se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad que cada vez afecta a más personas y que además parece empezar a afectar cada vez más a una edad más temprana.

Todos los profesionales alertan sobre la importancia de una detección precoz para poder tratar y así ir frenando, en cierta medida, un rápido avance de la misma. Lo importante es una vez se considere que un familiar puede estar aquejado de Alzheimer nos pongamos en contacto con médicos, ya sea en centros públicos o en una clínica privada  para que nos den indicaciones a seguir y para poder diagnosticar que se trata de esta enfermedad.

Tomamos nota y ofrecemos diez signos que pueden alertarnos de la aparición de esta dolencia.

Éstas son señales dadas a conocer por la Alzheimer’s Association. Si se experimentan una o más señales en diferentes grados es importante acudir a los especialistas.

Olvidos cotidianos que dificultan el día a día. Una de las señales más habituales es olvidar cosas recientes, fechas o eventos importantes. Suelen preguntar repetidamente por lo mismo.

Dificultad para resolver problemas u operaciones matemáticas. A los números nos referimos. Al requerir estos de cierta concentración, suelen ser imposibles de realizar por personas con comienzos de Alzheimer.

Más esfuerzo para realizar tareas habituales. Algo como llegar a un lugar conocido o recordar las reglas del juego favorito de esa persona también deben ponernos en alerta.

Desorientación. No recordar en qué día se vive o dónde se está. Esa desorientación en tiempo y lugar puede llevarnos a pensar que algo raro está sucediendo.

Problema para entender imágenes visuales o ciertas relaciones cotidianas. Por ejemplo, que les cueste leer o calcular distancias de un lugar a otro siendo estos muy conocidos por la persona.

Confusión entre las palabras, tanto al leer como al escribir. Suele ser una manifestción muy evidente y clara. Por ejemplo, no saber decir ‘lápiz’ y referirse a este objeto como un ‘palito de madera que nos sirve para escribir’.

No encontrar las cosas y objetos personales. Esto se debe a que sueltan los elementos en cualquier rincón y luego no saben dónde los dejaron. En no pocas ocasiones llegan incluso a plantearse que se los han robado.

El buen juicio comienza a desaparecer. Actividades fuera de lo común y acciones que en otro momento habrían sido tildadas de ‘locura’. Son conocidos los casos de timos a personas con Alzheimer o que estos vendan objetos de valor a un precio irrisorio por teléfono o empeñando joyas, por ejemplo.

Pérdida de iniciativa en el trabajo y en la vida personal. Se van aislando mucho de su entorno, tanto en casa como con amigos y en la oficina.

Cambios de humor. Personalidad muy cambiante y que pasa de un extremo a otro, del optimismo y la alegría a tristeza o enfado.

Fuente

Hongos en el cerebro podrían ser la causa del Alzheimer

Alzheimer-HONGOS-raccoon-knows

El Alzheimer podría estar provocado por hongos, según un estudio liderado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

El equipo de científicos del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (centro mixto de la UAM y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas) está liderado por el investigador Luis Carrasco y ha encontrado elementos característicos de los hongos, como hifas y levaduras, en muestras de cerebros de pacientes fallecidos que habían sido diagnosticados con Alzheimer.

La investigación se ha publicado en Scientific Reports y se ha realizado con muestras de 14 personas fallecidas por esta enfermedad, relató a Efe Carrasco, catedrático de microbiología.

“Lo que nosotros hemos visto es que en distintas regiones del cerebro de fallecidos con Alzheimer se observan hongos, en todos los casos analizados, mientras que en las muestras de personas control que no han fallecido por Alzheimer no aparecen estos hongos”, señaló.

Los investigadores localizaron restos de hongos a través de inmunofluorescencia, una técnica que utiliza un anticuerpo que unido químicamente a una sustancia fluorescente marca o señala -en este caso- las proteínas fúngicas, explicó el científico de la UAM.

Para descubrir las especies de hongos, los investigadores extrajeron ADN de muestras cerebrales de un paciente y aplicaron la técnica PCR, que posibilita la amplificación de fragmentos de ADN y supone obtener en un laboratorio gran número de copias partiendo de un mínimo, permitiendo determinar más fácilmente las especies fúngicas.

Así, identificaron la presencia de especies como ‘Cladosporium spp’, ‘Phoma’, ‘Malassezia spp’ y distintas especies de ‘Candida’.

En este artículo solo se publica el análisis de los tipos de hongos en un paciente, si bien el equipo de Carrasco ya tiene más muestras estudiadas con estas técnicas.

“Todo apunta a que en las muestras de cerebro de personas fallecidas por Alzheimer aparecen un gran número de especies, entre diez y quince, y que no están repartidas en el cerebro de manera homogénea: mirando distintas regiones del cerebro vemos distintas especies de hongos”, añadió. Esto podría explicar las variaciones que existen en cuanto a la gravedad y evolución de los síntomas de la enfermedad.

¿Y cómo llegan los hongos hasta el cerebro?

Se sabe que el cerebro puede estar infectado por virus, bacterias, hongos, protozoos o gusanos: al cerebro pueden llegar todo tipo de infecciones, recordó Carrasco, quien añadió que una vez en el torrente sanguíneo se pueden diseminar a órganos y al cerebro.

Esto puede ser posible a lo largo de muchos años y en función de distintos factores, como una bajada en el sistema inmune, el tipo de dieta, etc.

“Esto no significa que las personas que tienen micosis en mucosas o en la piel vayan a tener Alzheimer, ya que la inmunidad innata es la primera barrera para impedir que estas infecciones pasen al resto del cuerpo”.

En este trabajo se propone que el origen de esta enfermedad puede estar en los hongos: “mostramos una evidencia a favor de esta causa”, según Carrasco, quien no obstante puntualizó que hay que seguir investigando para averiguar si es la causa y la única.

Para ello, continuó, otros grupos de científicos deben investigar en esta dirección y, si se corrobora en distintos laboratorios, se podría en un futuro hacer un ensayo clínico.

No es la primera vez que este grupo asocia Alzheimer y hongos (en 2014 publicaron otro trabajo), una asociación que también han establecido en la ELA (esclerosis lateral amiotrófica).

FUENTE

El lápiz digital pueden ayudar a detectar problemas cerebrales

Durante muchísimo tiempo los doctores han usado un método sencillo para diagnosticar ciertas enfermedades en algunos pacientes. Este método consiste simplemente en dibujar. Sí, algo tan simple como un dibujo puede dejar en claro la presencia de determinadas enfermedades en nuestro organismo.

Los lápices digitales pueden ayudar a detectar problemas cerebrales

 

Dibujar relojes por ejemplo es un método empleado para detectar casos de Alzheimer o de Parkinson, tal como podemos ver en la imagen de aquí arriba. El problema de este tipo de pruebas es que cuando se realizan ya podría ser demasiado tarde, es decir, el paciente podría estar pasando por una fase avanzada de la enfermedad.

Esto último ha llevado a un grupo de investigadores del MIT a crear un nuevo método para acelerar la detección de ciertas enfermedades que afectan a nuestro cerebro y al sistema nervioso. Dicho método consiste en utilizar un lápiz digital y un software especializado. La idea es que el software esté conectado al lápiz, para así recoger datos sobre lo que dibujas y determinar si puedes tener alguna enfermedad neuronal.

Algunos de los primeros resultados de la investigación han indicado que la gente saludable piensa solo un poco antes de comenzar a dibujar, aquellos que tienen Alzheimer piensan mucho y quienes sufren de Parkinson tienen muchas dificultades mientras dibujan.

Lamentablemente los algoritmos creados por los investigadores todavía no están listos para ser usados por los doctores, pero aún así se cree que el proyecto tiene un gran potencial y será muy útil para detectar ciertas enfermedades más rápidamente. El profesor Randall Davis dice que están ansiosos por probar este proyecto en conjunto con otras herramientas en las que han estado trabajando.

Muchas veces la detección temprana de una enfermedad es muy importante para poder tratarla en forma adecuada, y esto aplica también a ciertas enfermedades neuronales que podrían detectarse gracias a este nuevo proyecto.

FUENTE

3 causas sorprendentes del Alzheimer

image

 

Nos ah pasado a todas: nos olvidamos de donde aparcamos nuestro coche, o por qué entramos en una habitación. Y mientras una cierta cantidad de falta de memoria es normal, para miles de personas el olvido progresará para transformarse en la enfermedad de Alzheimer. Décadas de investigación han demostrado que la acumulación en el cerebro de proteínas tóxicas, llamada beta amiloide y tau, puede conducir a la enfermedad de Alzheimer.

Lo que está menos claro es qué es lo que hace que estas proteínas se acumulen. Algunos estudios recientes han comenzado a explicar este proceso, revelando que las causas de la enfermedad de Alzheimer van más allá de la genética y los hábitos poco saludables (aunque esos son factores importantes, también). Hoy te mostramos 3 causas sorprendentes del Alzheimer que seguro no conocías.

#1 Estás tomando medicamentos contra la ansiedad

Una clase de medicamentos llamados benzodiazepinas, que incluyen el popular lorazepam (Ativan), alprazolam (Xanax) y clonazepam (Klonopin), se utilizan con frecuencia para tratar la ansiedad y el insomnio. Aunque los estudios que evalúan la seguridad y eficacia de estos fármacos sólo han evaluado su uso a corto plazo (generalmente tres meses), muchas personas los toman a largo plazo. Y un estudio publicado en el British Medical Journal siguió a 1.796 canadienses con enfermedad de Alzheimer y 7.184 controles sanos durante seis años, y encontró que tomar benzodiazepinas durante más de tres meses se asoció con un aumento de hasta 51% de la enfermedad de Alzheimer.

¿La moraleja de la historia? Si necesitas benzodiazepinas sólo en ocasiones, es probable que estés seguro. Si la ansiedad y el insomnio son un tema habitual para ti, considera la terapia cognitivo-conductual, que se ha encontrado que trata de manera efectiva ambas condiciones, sin los efectos secundarios dañinos de las drogas.

#2 Te has golpeado la cabeza demasiadas veces

Con un estimado de 300,000 estadounidenses sufriendo una conmoción cerebral relacionada con los deportes cada año, según datos de la University of Pittsburgh’s Brain and Spine Injury Program, muchos de nosotros estamos familiarizados con las preocupaciones que pueden acompañar a una lesión en la cabeza. La mayoría de las personas se recuperan sin problemas, pero para otros la inflamación que ayuda a sanar el tejido cerebral dañado se vuelve crónica. Aquí es donde se pueden encontrar los posibles vínculos con la enfermedad de Alzheimer, dice Brian Giunta, MD, PhD, un psiquiatra y neurocientífico de la Universidad del Sur de Florida.

#3 Te sientes sola

Mantener el compromiso con la familia y la comunidad en general es parte de lo que muchos de nosotros consideramos la buena vida. Y es una buena medicina, también. Un estudio en el Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry identificó vínculos entre la soledad y el desarrollo de la demencia. Los investigadores descubrieron que los sentimientos de soledad en los adultos mayores les dieron 1,63 veces las probabilidades de desarrollar demencia durante los tres años del estudio. Los científicos todavía no saben lo que está impulsando esta asociación, pero las implicaciones son claras: relacionarte con otros es bueno para ti.

Fuente

Rumores de que Jack Nicholson sufre de Alzheimer

image

 

Jack Nicholson es uno de los actores más respetados del séptimo arte. A lo largo de su carrera fueron muchos los rumores que corrieron sobre él, pero hay uno que persiste. Según publicó la revista The National Enquirer, Jack casi no sale de su casa y cuando lo hace parece confundido y desorientado.

Muchos aseguran que padece Alzheimer y que estaría por retirarse definitivamente del cine. Esa sí que es una muy mala noticia. Según el citado medio, una fuente cercana a Nicholson contó que el actor tres veces ganador del Oscar pierde la noción del lugar cuando sale de su residencia de Hollywood, Los Ángeles. «Está bastante claro que se está desvaneciendo, no sólo físicamente, sino también su memoria. Jack se queja de que ya no hacen papeles para hombres como él. La verdad es que pienso que tiene miedo de aceptar una nueva película por temor a no recordar sus líneas», aseguró.

Esta no es la primera vez que circula esta versión. El intérprete que brilló en ‘El resplandor’ se alejó del cine en 2010 y decían que esta decisión se debía a que no podía recordar los diálogos. Su amiga personal, la periodista Mara Shriver, desmintió estos dichos que ahora surgen con más fuerza.

Fuente

Diseñan una herramienta estadística para detectar el alzhéimer en su fase inicial

alzheimers-Raccoon-KnowsUna herramienta estadística, diseñada por investigadores de la Universidad de Zaragoza, permitirá detectar el Alzhéimer en su fase inicial y, a su vez, facilitar el desarrollo de fármacos para combatir esta enfermedad, para la que de momento no se ha encontrado un medicamento eficaz. Esta herramienta permitirá analizar de forma conjunta el comportamiento de distintas variables del organismo, entre ellas los genes, el estrés cognitivo o las proteínas en líquidos, para la detección temprana de esta patología, ha explicado el profesor de la UZ Salvador Olmos, miembro del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A). El alzhéimer es una patología cuya incidencia va en aumento con motivo del envejecimiento de la población.

La investigación en el ámbito internacional se centra ahora en encontrar un fármaco eficaz para pacientes que presenten síntomas de la enfermedad de forma leves y no sufran un deterioro cognitivo tan acusado. La razón es que hasta ahora los más de 200 ensayos clínicos realizados en los últimos 12 años por las grandes compañías se han llevado a cabo sin éxito en pacientes avanzados, sin que se haya encontrado un medicamento eficaz que permita recuperar las capacidades cognitivas perdidas.

Cada uno de estos ensayos farmacológicos supone un coste para las empresas farmacéuticas de cerca de mil millones de dólares, ha resaltado Olmos para ilustrar la «magnitud» de esta realidad que afecta a miles de personas en el mundo. Por ello, la «esperanza» se encuentra ahora en probar medicamentos en las fases más tempranas de la enfermedad, pero aquí la ciencia se encuentra con otra dificultad: localizar a aquellos pacientes que están comenzado a experimentar pequeños cambios, demasiado sutiles como para ser detectados.

Es en este punto donde el trabajo del grupo de investigación del I3A adquiere relevancia, ya que ha diseñado una herramienta estadística para ayudar a detectar a pacientes enfermos en fases muy tempranas.Esta metodología, que ha sido probada con los datos de 900 pacientes estadounidenses utilizados en anteriores investigaciones, podría convertirse en una herramienta para prevenir la enfermedad.

Con estas expectativas, el siguiente paso del grupo de investigación es crear una empresa a lo largo de este año y comenzar los trámites para lograr la homologación de esta metodología, por parte de la Agencia Europea del Medicamento y la ‘Food and Drug Administration’ de Estados Unidos.

Por ahora, están participando, junto a otros siete proyectos, en el curso acelerador ‘Spin Up’ de la Universidad de Zaragoza creado para asesorar y orientar al personal de la Universidad en la creación de empresas y en la comercialización de sus productos. Han realizado también un plan de negocio para valorar el interés que podrían tener las grandes empresas farmacéuticas de Francia, Suiza y Estados Unidos en utilizar esta técnica en un mercado que es «totalmente internacional». Hay que tener en cuenta, ha dicho Olmos, que la primera empresa farmacéutica que consiga un medicamento eficaz facturará al año 20.000 millones de dólares y en esa «carrera de galgos» compiten unas ocho compañías con el objetivo de llevarse esta cuota de mercado

Fuente:20minutos