Levantan toque de queda en Baltimore

Fue instaurado hace seis días después de los disturbios y saqueos ocurridos en la ciudad tras el funeral del joven Freddie Gray

La alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings-Blake, anunció el domingo la suspensión del toque de queda instaurado hace seis días después de los disturbios y saqueos ocurridos en la ciudad tras el funeral del joven Freddie Gray, fallecido tras estar en custodia policial.

“Con efecto inmediato, he rescindido mi orden de instaurar un toque de queda en toda la ciudad”, aseguró Rawlings-Blake en un comunicado.

“Mi objetivo ha sido siempre no mantener el toque de queda un día más allá de lo necesario”, agregó.

El toque de queda, que obligaba a todos los habitantes de la ciudad a no salir de sus casas entre las 10 de la noche y las 5 de la madrugada, fue implantado el lunes como respuesta a la ola de saqueos y violencia desatada en Baltimore tras el funeral de Gray, de 25 años.

Para contener los disturbios, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, ordenó además el despliegue de cerca de 2.000 efectivos de la Guardia Nacional.

“(El toque de queda) no fue una decisión fácil, pero la creí necesaria para ayudar a restaurar la tranquilidad en la ciudad”, indicó Rawlings-Blake.

Durante la semana, han continuado las protestas y marchas contra el abuso policial enBaltimore, aunque con el paso de los días han ido adquiriendo un ambiente pacífico, y ayer sábado miles de manifestantes se concentraron ante la Alcaldía en el centro de la ciudad.

A calmar los ánimos contribuyó especialmente la imputación el viernes de 6 policías por la muerte de Gray, calificada como “homicidio” por la fiscal estatal Marilyn Mosby.

Los miembros de la Guardia Nacional iniciarán un gradual retiro de la ciudad a lo largo de la semana, informó por su parte la oficina del gobernador Hogan.

FUENTE

 

Celebraciones en Baltimore: “¡Por fin tenemos justicia!”

Los residentes portaban pancartas y gritaban consignas como “Justicia para Freddie” y “Libertad»

Baltimore — En el cuarto día de toque de queda, centenares de afroamericanos improvisaron hoy una gran fiesta en la intersección de las avenidas Pennsylvania y West North en esta ciudad portuaria para celebrar que, por fin, habrá justicia por la muerte de Freddie Gray.

La celebración callejera, que fue creciendo con las horas, se produjo de forma espontánea tras conocerse que la fiscal de Baltimore, Marilyn J. Mosby, anunció cargos criminales contra seis policías implicados en la muerte de Gray, quien sufrió mortales lesiones en su columna dorsal mientras estaba bajo su custodia.Acompañados en su euforia por ruidosas bocinas de automóviles y bajo fuerte presencia de la policía y de la Guardia Nacional, los residentes portaban pancartas y gritaban consignas como “Justicia para Freddie”, “Libertad”, y “Todas las vidas cuentan”.

Comunidad de Baltimore celebró la decisión de la fiscal.

Desde un cielo soleado, tres helicópteros vigilaban la fiesta callejera mientras decenas de policías locales intentaban poner orden en el tráfico en la zona. La misma escena se repetía en la alcaldía de la ciudad, causando enormes atascos de tráfico.Maxine Reed Vance, trabajadora de una clínica para mujeres pobres gritaba, sin la ayuda de un micrófono, versos de la Biblia sobre la justicia y el amor al prójimo. A pocas pasos de ella, un grupo de estudiantes blancos repartía agua y galletas a los niños.Tanto residentes como activistas consultados por este diario, algunos con lágrimas apenas contenidas, coincidieron en que la presentación de cargos criminales es un buen comienzo para sanar las heridas de una ciudad dividida durante décadas por el racismo, la discriminación y la marginación de los afroamericanos.“Vine a mostrar mi apoyo a la fiscal Mosby.

Por fin alguien hace lo correcto, por fin nos escuchan”, dijo Mae McKinney, mientras ondeaba una bandera estadounidense.El sacerdote católico Kevin Muller, de la Iglesia Nuestra Reina de la Paz, consideró que hoy se hizo “historia” y que el siguiente paso es atender la enorme disparidad social que existe en el país y que da pie a estallidos sociales como el ocurrido en Baltimore.“La gente siente que por fin la escuchan. Hay muchas problemas en todo nuestro país, por eso hemos visto la solidaridad de otras ciudades con Baltimore”, señaló.

IMG_0198

David Bolding, de 36 años, aún muestra las heridas que sufrió a manos de la policía cuando fue arrestado en 2012 por conducir sin placas. Ha gastado $40,000 en una demanda que entabló contra la policía, pero su juicio aún no tiene fecha.“Creo que para sanar la heridas, tiene que haber transparencia. Lo que hizo Mosby es un buen primer paso”, aseguró Bolding.Katie Kirchner, una estudiante blanca de American University que trabaja en una escuela marginada en Washington, viajó hasta Baltimore en señal de solidaridad porque “hay demasiadas tensiones raciales en nuestro país y esto tiene que acabar”.

Cargos criminales, a espera de juicio

Durante una rueda de prensa para anunciar los resultados de una investigación, Mosby determinó que la muerte de Gray fue un “homicidio”, que su arresto fue ilegal y que éste fue maltratado desde el principio.

“Nadie está por encima de la ley”, advirtió Mosby, al señalar que el cuchillo que Gray cargaba en el bolsillo de su pantalón cuando fue arrestado era un arma legal y, por lo tanto, no se justifica su arresto.

IMG_0255

Uno de los cargos más serios, por homicidio en segundo grado con motivos innobles, fue presentado contra el agente Caesar R. Goodson, de 45 años,  quien condujo la camioneta en la que trasladaban a Gray.De ser declarado culpable de ese delito, Goodson podría recibir una pena máxima de 30 años en prisión.Otros policías afrontan cargos por homicidio involuntario, asalto en segundo grado, y arresto ilegal de un individuo, que conllevan una pena máxima de diez años en prisión.

Marchas pacíficas

El jueves, cerca de mil personas marcharon de forma pacífica en Baltimore, una emblemática ciudad portuaria a una hora de la capital estadounidense.

Activistas de Casa de Maryland también han convocado a un acto pacífico esta tarde en solidaridad con la comunidad afroamericana, por entender que la marginación y la brutalidad policiL algo que afecta también a los hispanos.

Baltimore celebraciones

“Nosotros queremos forjar una unidad entre los afroamericanos y los latinos. Este incidente en Baltimore tarde o temprano iba a ocurrir porque la ciudad está dividida en dos mundos…. la gente quiere justicia pero también necesita oportunidades”, dijo Lydia Walther Rodríguez, organizadora comunitaria de Casa de Maryland

Mañana sábado, grupos cívicos, religiosos y sindicalistas han convocado una marcha nacional a partir del mediodía, hasta la alcaldía de Baltimore para protestar contra la brutalidad policial y demostrar apoyo a las víctimas de esa repression.

FUENTE

Baltimore: Madre de Freddie Gray al conocer cargos: «Puedes descansar en paz»

Freddie Gray-Baltimore-Raccoon-Knows

La madre de Freddie Gray habló después de que se conociera la imputación de cargos

La madre de Freddie Gray habló después de que se conociera la imputación de cargos contra seis policías por la muerte del hombre afroamericano tras un arresto.

“Me siento bien porque tenemos a los seis de ellos”, dijo Gloria Darden al sitio BuzzFeed, a lo que añadió “Puedes descansar Freddie, puedes descansar. Puedes descansar en paz“.

El padre del Gray dijo que la familia está satisfecha con los cargos.

La fiscal estatal Marilyn Mosby anunció los cargos después que un forense declarara la muerte de Gray como homicidio. Las acusaciones incluyen asesinato en segundo grado, homicidio involuntario, arresto ilegal y ataque.

FUENTE

Baltimore: Muerte de Freddie Gray declarada homicidio; cargos contra 6 policías

La Fiscalía del estado de Maryland  anunció el viernes que presentará cargos contra seis agentes de la Policía de Baltimore por la muerte del joven negro Freddie Gray, después de revisar los resultados de varias investigaciones.

En una rueda de prensa en Baltimore, la fiscal estatal por Baltimore, Marilyn Mosby, dijo que Gray fue arrestado «ilegalmente» y formulará cargos por el posible homicidio del joven de 25 años, que no cometió delito alguno.

Freddie Gray falleció el pasado 19 de abril, tras una semana en coma derivada de una lesión de columna provocada durante su arresto una semana antes.La muerte de Gray desencadenó una oleada de protestas en Baltimore que el día de su funeral, el lunes pasado, desembocaron en graves disturbios por toda la ciudad, la declaración del estado de emergencia, la imposición de un toque de queda desde el martes y centenares de detenciones.Mosby destacó que Gray no había cometido «ningún delito» cuando fue detenido en uno de los barrios más pobres de Baltimore, en el noroeste de la ciudad.La investigación de la Fiscalía ha determinado que Gray fue esposado en las muñecas y los tobillos, colocado en un furgón policial sin cinturón de seguridad, desplomado en el suelo y le fueron denegados los primeros auxilios, pese a que la víctima requirió atención médica.

En total, seis agentes de policía serán acusados formalmente en un proceso judicial.

Uno de ellos ha sido acusado de asesinato en segundo grado (el cargo más grave), mientras que otros dos se enfrentan a cargos de homicidio involuntario, y el resto deberá responder por asalto e incumplimiento del deber.Al tiempo que Mosby leía su decisión, asistentes a la rueda de prensa comenzaron a agradecerle que, finalmente, se haya tomado la decisión de procesar a los responsables de la muerte de Gray.

La tensión en la ciudad se ha mantenido peligrosamente alta desde los disturbios del lunes, y el despliegue de 2.000 militares de la Guardia Nacional en la ciudad.

Los manifestantes esperaban lo antes posible una decisión sobre el caso de Gray, con peticiones de justicia y de un cambio en un sistema que, en su opinión, ampara la brutalidad policial contra afroamericanos de barriadas pobres..

FUENTE

 

Baltimore: Freddie Gray se habría autolesionado tras su detención

Baltimore-freddie_gray-Arrest-Raccoon-Knows

El joven afroamericano Freddie Gray que murió bajo custodia policial y que ha generado protestas violentas en Baltimore, al parecer se autolesionó en la furgoneta donde fue trasladado tras su detención.

De acuerdo a una publicación del periódico estadounidense «The Washington Post», el joven afroamericano se pegó por su propia voluntad contra las paredes de la unidad, según reveló un testigo que estaba cerca de Gray, aunque separado por un  tabique de metal.El joven afroamericano, de 25 años, fue detenido por la policía el pasado 12 de abril, llegó inconsciente la estación policial y con una lesión en la columna.Su muerte se registró una semana después, lo que ha desatado disturbios en Baltimore, dejando un saldo de decenas de heridos y detenidos.Los manifestantes responsabilizan de su muerte a los agentes policiales que lo detuvieron.

Las protesta no solamente se han registrado en Baltimore, Maryland, también se han extendido a Washington , Boston  Seattle y  Nueva York donde fueron detenidos unos 100 manifestantes.Las manifestaciones del miércoles transcurrieron en Baltimore bajo una intensa presencial policial y de forma pacífica antes del inicio del toque de queda a las 22.00 hora local.Los manifestantes, entre los que se encontraban tanto afroamericanos como blancos, gritaron consignas en contra de la brutalidad policial y contra el calificativo de «delincuentes» que las autoridades utilizaron para referirse a quienes hirieron a varios agentes y causaron destrozos materiales la noche del lunes.En paralelo, centenares de personas se manifestaron en Nueva York en solidaridad con la marcha de Baltimore y durante la protesta se registraron disturbios dispersos que terminaron con cerca de 100 detenidos.

La protesta estaba convocada en Union Square y, según medios locales, se extendió por áreas cercanas, en medio de un fuerte despliegue policial y con peticiones previas del alcalde Bill de Blasio para que se desarrollara pacíficamente.También se registraron marchas similares en otras grandes ciudades del país como Washington, donde los manifestantes llegaron a los aledaños de la Casa Blanca, Boston (Massachusetts), Seattle (estado de Washington) y Denver (Colorado).Baltimore se ha convertido en el último epicentro de las protestas contra la brutalidad policial en EEUU después de que Freddie Gray, afroamericano de 25 años, muriera a causa de la herida que sufrió en la columna mientras se encontraba bajo custodia policial.Tras el entierro de Gray el pasado lunes, las protestas pacíficas desembocaron en una oleada de violencia que se saldó con una veintena de agentes de policía heridos y múltiples destrozos materiales y forzó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y toque de queda para cada día durante la próxima semana.

FUENTE

Baltimore: Una ciudad herida por la historia

Baltimore-disturbios-protestas-Raccoon-knows

El drama de Baltimore se comprende antes de bajar del tren que la separa apenas una hora de Washington

BALTIMORE.- Entre los escombros de los negocios destrozados, el inconfundible olor a neumático quemado y el omnipresente grito de los agentes que ponen orden, la ciudad representa por estas horas la nueva y triste foto de la dificultad de esta sociedad para enfrentar problemas de racismo.

Pero con sus particularidades, difiere mucho de las que la precedieron en el drama en los últimos meses. Con sus 620.000 habitantes y su activo puerto -uno de los más importantes de la costa este del país-, tiene la actividad y la pujanza que no tiene la alicaída Ferguson, en la depresión del medio oeste.

Llegan aquí médicos de todo el mundo para estudiar en la prestigiosa Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, y el hospital del mismo nombre figura entre los más reconocidos del país. Es una ciudad activa, visitada por su famoso acuario, los partidos de béisbol de los Orioles y la gastronomía de sus famosos cangrejos.Aun así, el drama de Baltimore se comprende antes de bajar del tren que la separa apenas una hora de Washington.

Su periferia de casas destruidas y abandonadas habla de un drama anterior: la ciudad fue saqueada hace medio siglo en los estallidos raciales que siguieron al asesinato del líder de los derechos civiles Martin Luther King y nunca logró reponerse del todo.“Llevamos la herida desde entonces”, recoge este medio entre quienes ayer por la mañana se congregaban cerca del lugar donde fue detenido Freddie Gray, el joven cuya muerte, mientras estaba bajo custodia policial, desató la peor de las iras. Una que necesitó del toque de queda y del “último recurso” de la presencia de la Guardia Nacional para mantener la calma.Bajo la apariencia de prosperidad, Baltimore tiene profundos bolsones de pobreza y de discriminación.

La historia de Freddie parecía sintetizarlos; negro, hijo de una heroinómana analfabeta, no frecuentó el colegio, tenía numerosas entradas en la policía y dos años en la cárcel.Su principal esperanza de prosperidad estaba en manos de un abogado: el que promovió la demanda de su familia contra el dueño de la casa en la que vivían.La vivienda estaba construida con materiales contaminantes y hay toda una industria legal detrás de las enfermedades que eso produce. Se lo llama “cheques de plomo”, por uno de los materiales que producen el mal.La ecuación es simple: a mayor enfermedad, mayor indemnización, y con eso, mayor esperanza de salir de la pobreza.No es, precisamente, la foto más feliz del país que se jacta de su “sueño americano” y es la que cuando toca tiene más posibilidades de caer en población negra. La raíz de la injusticia y la discriminación que afloran en la rabia de las protestas.

De todo eso se hablaba ayer en una ciudad que a la hora de la reacción volvió a mostrar la misma grieta. De un lado, quienes no querían violencia. Del otro, quienes insistían en que la violencia no era arrojar piedras y quemar autos, sino una policía que “parte la columna vertebral” de quienes no tienen futuro.“La verdadera violencia no es la de las ventanas rotas, sino la que lleva a que un policía parta la médula espinal de un negro”, argumentaba ayer  quien se presentó como Harold Charles II, un militante de los derechos civiles que hablaba a un grupo de jóvenes.Fue en las inmediaciones de las ruinas que dejó el saqueo de lo que hasta hace unas horas era la principal farmacia de la ciudad: una tienda de la cadena CVS. “Las ventanas se reponen, la vida de Freddie no“, insistía.Baltimore sabía que tenía todos los componentes, el caldo perfecto para que lo finalmente ocurrido ocurriera.

Tanto que su alcaldesa, Stephanie Rawlings Blake, fue de las primeras en tomar medidas preventivas cuando los estallidos de Ferguson, en agosto pasado, encendieron las alarmas de contagio.Inició varios programas de puente entre la policía y la población afroamericana. Hace unas semanas, en un balance de gestión, aseguró, con estadísticas en mano, que la tarea empezaba a dar buenos resultados. Pero previno también que “un solo episodio de odio racial” podría ser capaz de tirar todo por la borda.Puede reprocharse cualquier cosa, pero no ignorar que el drama ya había dado varias señales de aviso previamente.

FUENTE

Toya Graham madre que sacó a hijo a golpes de protestas en Baltimore : «Él no va a ser Freddie Gray”

Toya Graham, catalogada por usuarios de redes como “La madre del año”, asegura que buscaba proteger al menor

Toya Graham, la madre que sacó a su hijo adolescente a bofetadas este lunes de las protestas en Baltimore, explicó en su cuenta de Facebook que se llevó a la fuerza al menor para protegerlo.

“Soy una madre soltera con un hijo. Él no va a ser un Freddie Gray”, escribió Graham (42) poco después de que imágenes en las que aparece agarrando por la cabeza y golpeando al chico (16)- que se le ve enmascarado- se volvieron virales. A la mujer también se le escucha decir: “¿Qué carajos haces aquí?”.

La afroamericana, madre de otras cinco niñas, identificó a su hijo en visuales de televisión lanzando piedras a oficiales y, de inmediato, acudió a la convulsionada zona donde manifestantes protestan por la muerte de Gray, fallecido bajo custodia policial por una lesión en la columna.

Graham, catalogada por usuarios de redes como “La madre del año” y “La madre de la década”, dijo que al llegar a la escena logró establecer contacto visual con su hijo.

“En ese punto, yo lo perdí”, indicó la mujer en entrevista con la cadena CBS. “Yo estaba sorprendida. Yo estaba molesta, porque tú nunca quieres ver a tu hijo ahí haciendo eso”, añadió.

La madre manifestó estar en contra del vandalismo y la violencia reportada en el vecindario denominado The Avenue.

“Hay algunos días que yo hago un escudo en mi casa para que él no salga fuera y yo sé que no puedo hacer eso el resto de mi vida”, planteó la fémina. “Yo no soy una madre tolerante. Todo el que me conoce, sabe que yo no juego”.

Al menos unos 20 agentes han resultado heridos en medio de los motines, y uno de ellos se encuentra en condición crítica.

Efectivos de la Guardia Nacional se mantienen en el área y el gobierno declaró un toque de queda.

Los disturbios han dejado, además, 144 vehículos y 19 edificios incendiados.

Estimados preliminares apuntan a que las pérdidas materiales superarían los $60 millones.

FUENTE

Gas pimienta y disturbios en Baltimore tras el toque de queda (video)

La ciudad de Baltimore volvió a vivir este martes enfrentamientos violentos entre la Policía y manifestantes, que protestan por la muerte de un joven afroamericano, tras el inicio del toque de queda decretado por el Ayuntamiento desde las 22.00 hora local (02.00 GMT del miércoles).

View image | gettyimages.com

Aunque por el momento no existe el clima de violencia generalizada del lunes tras el funeral por el joven Freddie Gray, que murió por las lesiones sufridas cuando estaba custodiado por la Policía, y muchos de los vecinos se retiraron con el toque de queda, la Policía informó de disturbios en algunas zonas de la ciudad.

En esos puntos, los manifestantes lanzaron objetos contra los agentes y éstos respondieron con el lanzamiento de gas pimienta para forzarlos a dispersarse.

“Quienes no respetan el toque de queda están rechazando el cumplimiento de las órdenes de los agentes de la ley de que abandonen el área”, indicó la Policía de Baltimore en su cuenta de Twitter.

View image | gettyimages.com

La Policía informó de que se trata de un grupo de personas en actitud “agresiva” que, además de atacar a los agentes, también han iniciado un fuego a las afueras de una biblioteca.

Dos mil miembros de la Guardia Nacional y otros mil policías patrullan hoy las calles de Baltimore para tratar de evitar que se repitan los violentos sucesos de ayer que se saldaron con varios agentes heridos y numerosos daños materiales.

A la Policía de Baltimore se han sumado efectivos de poblaciones y estados aledaños como Pennsylvania, Nueva Jersey y el Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital de EE.UU., Washington, para ayudar en un despliegue policial que ocupa gran parte de la ciudad.

En paralelo, también se han registrado disturbios en la localidad de Ferguson (Missouri), que ya fue escenario de fuertes enfrentamientos violentos entre la Policía y los manifestantes negros a finales del año pasado a raíz de la muerte a manos de un agente blanco del joven Michael Brown.

Una persona ha resultado herida tras ser disparada con un arma de fuego en la protesta que enfrenta a agentes y manifestantes precisamente en el lugar en el que murió Brown

FUENTE