El nuevo plan de Sessions para deportar hasta 350,000 inmigrantes

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

 

Un nuevo plan del fiscal Jeff Sessions podría derivar en la deportación de miles de inmigrantes, alrededor de unos 350,000, según estimaciones de activistas y defensores.

La semana pasada, el fiscal estadounidense dijo que busca reabrir los casos de inmigracióncerrados administrativamente por jueces y aceptados por los fiscales, lo que colocará en la mira de depotación a esas personas, muchas de las cuales llevan viviendo años en Estados Unidos, reveló Univisión.

“(Sessions) quiere reabrir casos que ya han sido investigados y aprobados por los fiscales de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE)”, dijo Víctor Nieblas, expresidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), quien alertó del “ataque” del Fiscal General a la independencia de las cortes de inmigración.

El procedimiento sería eliminar un proceso llamado “cierre administrativo” que, según la abogada Rebeca Sánchez Roig, quien fue fiscal de inmigración durante 15 años, ayuda a detener procesos de deportación a quienes están buscando residencia permanente u otro tipo de visado en el país.

De implementarse la medida, explican los defensores, cada caso debería ser notificado oportunamente, lo que daría tiempo a quienes están con trámites de cambio de estatus migratorio a delinear una nueva estrategia, pero complicaría todo su proceso.

Matt Adams, director del departamento legal del Proyecto para los Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, en Seattle, Washington, dijo que este es un nuevo “plan de deportaciones”.

Él (Jeff Sessions) sigue con una meta principal: expulsar a más personas”, agregó.

Los 350,000 casos se sumarían a los más de 650,000 que deben atender las cortes migratorias en proceso.

Fuente

Jeff Sessions rechaza “lotería de visas” y la inmigración por reunión familiar

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

 

El fiscal general Jeff Sessions consideró que el presidente Donald Trump tiene razón en impulsar una política contra inmigrantes a través de la llamada “lotería de visas” y la inmigración “en cadena”, es decir, por reunión familiar.

El exsenador republicano hizo pública su postura tras el atentado terrorista en Nueva York, donde cuatro personas resultaron heridas, incluido el sospechoso Akayed Ullah, un inmigrante de origen Bangladesh que llegó en 2011 a los Estados Unidos con una visa por reunión familiar.

“El presidente está en lo correcto sobre los cambios que necesitamos en nuestro sistema de inmigración”, indica la postura de Sessions, dada a conocer por el Departamento de Justicia en un comunicado. “Ahora hemos visto dos ataques terroristas en la ciudad de Nueva York en menos de dos meses, que fueron llevados a cabo por personas que vinieron aquí como resultado de nuestras políticas de inmigración fallidas que no sirven al interés nacional: la lotería de la diversidad y la inmigración en cadena“.

El presidente Trump se ha manifestado en contra de la “inmigración en cadena”, al considerar que los inmigrantes deben ser personas con “altamente calificadas” y no llegar al país sólo por solicitud de algún miembro de su familia, en lo cual coincide Sessions.

“El hijo de 20 años de la hermana de un ciudadano de EEUU no debe tener prioridad para venir a este país por delante de alguien que sea altamente capacitado, bien educado, que haya aprendido inglés, y que probablemente se asimile y florezca aquí”, consideró el fiscal. “Es un fracaso de la lógica y la buena política no adoptar un sistema de inmigración basado en el mérito”.

En noviembre se informó que Sayfullo Saipov, acusado por el ataque terrorista en Bajo Manhattan, era originario de Uzbekistan, pero llegó a los Estados Unidos con base en el programa “lotería de visas” en 2010 y vivía en Nueva Jersey.

Tras ese atentado en el que murieron ocho personas, el presidente Trump dijo que ordenó al Congreso terminar con el programa de “visas de la diversidad”.

“El Presidente le ha pedido al Congreso que trabaje con él para terminar con la lotería de la diversidad y la migración en cadena”, acotó el fiscal Sessions. “Él ha propuesto cambiar a un sistema de inmigración basado en el mérito similar a los sistemas canadiense y australiano. Eso significa dar la bienvenida a los mejores y más brillantes y rechazar no sólo a los terroristas, sino también a los miembros de pandillas, estafadores, conductores ebrios y abusadores de niños”.

Fuente

EEUU atacará a “MS-13” con las mismas armas que usó contra Al Capone

Apuñalan-hombre-Queens-MS-13-Raccoonknows.jpg

Apuñalan-hombre-Queens-MS-13-Raccoonknows.jpg

 

Al continar su campaña para desmantelar a la pandilla “MS-13”, el fiscal general, Jeff Sessions, dijo este lunes que el Departamento Justicia desplegará contra ese grupo delictivo las mismas armas que usó contra Al Capone y que utiliza contra narcotraficantes y el crimen organizado.

“La MS-13 amenaza la vida y bienestar de cada familia y cada vecindario que infesta”, y por eso el Departamento de Justicia la ha designado formalmente como una prioridad”, dijo Sessions  ante la conferencia anual de la Asociación International de Jefes de Policía (IACP) en Filadelfia (Pensilvania).

La llamada “Mara Salvatrucha”  será a partir de ahora una prioridad de los diversos grupos de trabajo encargados de combatir a los “narcos” y el crimen organizado, lo que permitirá que el gobierno pueda enjuiciar a presuntos pandilleros por la violación de las leyes federales que rigen la tenencia de armas, el pago de impuestos y el crimen organizado.

El objetivo, según Sessions, es desmantelar a la “MS-13”, que el gobierno considera como una de las pandillas más peligrosas en Estados Unidos.

De esta forma, las autoridades de agencias como la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA), la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y el Servicio de Rentas Internas (IRS), entre otras otras, podrán perseguir a la “MS-13” con el mismo vigor con que combaten a los narcotraficantes “ a los más altos niveles”, dijo Sessions.

“Así como quitamos a Al Capone de las calles con nuestras leyes tributarias, usaremos las leyes que tengamos utilizar para quitar a la MS-13 de nuestras calles”, prometió Sessions.

El fiscal general se refirió al mafioso de origen italiano que adquirió notoriedad por sus actividades ilícitas durante la “era de la Prohibición” (1920-1933), que sancionó la producción, distribución y venta de alcohol. Capone lideró una poderosa y violenta organización en Chicago (Illinois), y finalmente fue enjuiciado y encarcelado en 1931 por evasión de impuestos.

La nueva misión del Departamento de Justicia contra la “MS-13” se enmarca en las órdenes emitidas por el presidente Donald Trump para respaldar a las fuerzas del orden, reducir las tasas de criminalidad en EEUU, y desmantelar a las organizaciones criminales trasnacionales, explicó Sessions.

La “MS-13”, con sede en El Salvador,  es “la más brutal” de las pandillas internacionales implicadas en el narcotráfico, según Sessions.  El grupo delictivo se extiende por toda Centroamérica, Europa, 40 estados de EEUU -tiene una fuerte presencia en Los Angeles (California), y en el área de la capital estadounidense, según el Departamento de Justicia.

La pandilla tiene más de 40,000 miembros en todo el mundo, de los cuales 10,000 residen en EEUU, y está implicada en violaciones, robos, extorsiones y asesinatos, dejando una estela de “miseria, devastación y muerte”, aseguró Sessions.

Asimismo, el fiscal general destacó la importancia de estrechar la colaboración internacional en la lucha contra la “MS-13”, y reiteró que tan solo el mes pasado, el Departamento de Justicia y sus pares en El Salvador, Guatemala, y Honduras, anunciaron cargos criminales contra más de 3,800 pandilleros en EEUU y Centroamérica, como parte de la llamada “Operación Escudo”.

En  julio pasado, el Departamento de Justicia anunció el desmantelamiento de “AlphaBay”, un negocio de narcotráfico que operaba una página web con más de 200,000 ventas de estupefacientes y que fue responsabilizado por “incontables” sobredosis de opiáceos en todo el mundo, incluyendo la trágica muerte de una adolescente en Utah.

Sin mencionarlo por nombre, Sessions volvió a sugerir que por culpa de la administración del presidente Barack Obama (2009-2017), el país ha registrado un alza de más del 20% en la tasa de asesinatos en los últimos dos años y un aumento de casi el 7% en la tasa de crímenes violentos.

Para corregir la baja en la contratación de policías, el Departamento de Justicia destinará tres millones de dólares al “Programa de Desarrollo de Vigilancia Comunitaria”, para que las agencias policiales locales y estatales tengan mejores herramientas y capacitación para combatir el crimen en sus comunidades, informó Sessions.

Fuente

Donald Trump explota contra fiscal Sessions por investigación sobre Rusia

Donald Trump-Raccoonknows.jpg

Donald Trump-Raccoonknows.jpg

 

El presidente Donald Trump expresó malestar con el fiscal general Jeff Sessions por su negativa a investigar la intervención de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

“Sessions nunca debió rehusarse y si lo iba a hacer me lo hubiera dicho antes de tomar el trabajo y yo habría elegido a alguien más”, dijo Trump al New York Times.

El Fiscal no fue la única persona a la que Trump responsabilizó por la presión que existe sobre su figura. El exdirector del FBI James Comey también fue blanco del presidente, que negó solicitar el fin de una invstigación contra Michael Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional.

“No recuerdo que le hubiera dicho eso”, dijo Trump sobre la declaración de Comey en el Congreso. “Si miras su testimonio, está lleno de mentiras”.

Trump añadió que la decisión de Sessions de rehusarse a investigar sobre Rusia fue muy “injusta con para el presidente”.

“Le hubiera dicho, ‘Gracias Jeff, pero no voy a nombrarte”, dijo Trump.

Robert S. Mueller III es el abogado que se asignó para la investigación que Sessions no quiso tomar.

Fuente

Sessions negó que haya participado en cualquier esfuerzo por intervenir en los comicios presidenciales de 2016

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

 

El fiscal general, Jeff Sessions, negó este martes ante un comité del Senado que haya tenido en 2016 una tercera reunión con el embajador de Rusia, Sergey Kislyak, como asesor de la campaña del presidente Donald Trump, y afirmó que cualquier sugerencia de que participó en una “colusión”  es una “mentira detestable”.

En su primera comparecencia ante el Senado desde que fue confirmado en enero pasado, Sessions acudió ante el Comité de Inteligencia para responder a un rosario de preguntas sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, su decisión de recusarse de las investigaciones y, más adelante, su papel en el despido del exjefe del FBI,  James Comey.

En un tono muy terso, Sessions negó categóricamente que haya participado en cualquier esfuerzo por intervenir en los comicios presidenciales de 2016, que dieron como ganador a Trump frente a su rival demócrata, Hillary Clinton.

La sugerencia de que participé en cualquier colusión, o que estuve al tanto de cualquier colusión con el gobierno ruso para perjudicar a este país, al que he servido con honor durante más de 35 años, o para minar la integridad de nuestro proceso democrático, es una mentira espantosa y detestable”, afirmó Sessions.

El fiscal general aseguró que si bien se recusó de las investigaciones en curso sobre Rusia, no se ha recusado de “defender mi honor contra alegaciones falsas e injuriosas”.

Sobre las reuniones privadas que sostuvo con Kislyak, Sessions negó que haya habido una tercera, no divulgada con anterioridad, en abril de 2016 en el Hotel Mayflower.

“No tuve ninguna reunión privada ni recuerdo ninguna conversación con funcionarios rusos en el Hotel Mayflower”, dijo.

Por otra parte, Sessions evadió comentar sobre rumores y situaciones “hipotéticas” en el sentido que Trump piensa despedir al fiscal especial, Robert Mueller, quien lidera las investigaciones del Departamento de Justicia sobre la injerencia rusa.

Sessions dijo que conoce a Mueller desde hace varios años, incluso antes de que éste dirigiera la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), y tiene “confianza” en su capacidad para conducir las investigaciones.

El Comité Judicial del Senado, uno de varios que investigan la injerencia rusa, ha solicitado una reunión con Mueller, pero no se han divulgado detalles al respecto.

Preguntado por la senadora demócrata de California, Dianne Feinstein, sobre el despido de Comey el pasado 9 de mayo, Sessions confirmó que tanto él como el subfiscal general, Rod Rosenstein, coincidieron en que era “apropiado” tener un “comienzo fresco” en el liderazgo del FBI.

Sessions recurrió al llamado “privilegio ejecutivo” para negarse a contestar algunas preguntas relacionadas con sus “conversaciones privadas” con Trump, incluyendo si el mandatario pidió quedarse a solas con Comey en un encuentro con miembros del gabinete el pasado 14 de febrero.

El despido de Comey por parte de Trump, con sus cambiantes explicaciones, ha sido uno de los puntos centrales de la audiencia. La semana pasada, ante el mismo comité, Comey dijo creer que fue despedido porque la Casa Blanca quería alterar el rumbo de las investigaciones sobre Rusia.

En un intercambio con el senador republicano de Florida, Marco Rubio,  Sessions dijo desconocer si existen grabaciones entre Trump y Comey y si hay o no obligación de preservarlas.

Sessions fue el primer senador republicano en apoyar públicamente a Trump, y en marzo de 2016 se convirtió en uno de sus principales asesores de campaña, pero ahora se encuentra en el ojo de la tormenta  política que sacude a Washington y a la Administración.

La audiencia, en uno de los edificios del Senado, también llenó la sección reservada para el público, que incluyó a turistas de varios puntos del país y del exterior.

Fuente

Jeff Sessions declarará ante el Senado sobre el “Rusiagate”

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

Jeff Sessions -Senado-Rusiagate-Raccoonknows.jpg

 

El fiscal general Jeff Sessions comparecerá el martes ante el Comité de Inteligencia del Senado para responder al testimonio del exdirector del FBI, James Comey, sobre la posible injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

“A la luz de las informaciones que conciernen al reciente testimonio de Comey ante el Selecto Comité de Inteligencia del Senado, es importante que tenga una oportunidad de abordar esos asuntos en el foro apropiado”, anunció hoy Sessions en un comunicado.

El titular de Justicia tenía previsto comparecer ante dos subcomités del Senado el martes, pero los legisladores demócratas ya habían adelantado que aprovecharían la ocasión para preguntarle sobre sus contactos con el Gobierno ruso y sobre su papel en la investigación de la presunta injerencia de ese país en las elecciones presidenciales de 2016.

“Previamente acepté una invitación a testificar en nombre del Departamento de Justicia ante los subcomités de Asignaciones de la Cámara y el Senado sobre el presupuesto del Departamento para 2018”, explicó Sessions.

“Algunos miembros han expresado públicamente su intención de enfocar sus preguntas en asuntos relacionados con la investigación de la interferencia rusa en las elecciones de 2016, de la cual yo me recusé”, agregó.

Sessions argumenta que el Comité de Inteligencia del Senado es el foro “más apropiado” para “esos asuntos”, “ya que ha estado llevando a cabo una investigación y tiene acceso a información relevante y clasificada”.

Por eso, indica, le complace “aceptar la invitación a comparecer ante los miembros de ese comité el 13 de junio”.

El vicefiscal general estadounidense, Rod Rosenstein, le reemplazará en su cita con los subcomités de Asignaciones de ambas cámaras.

Según informaciones de medios locales, Comey le dijo al Comité de Inteligencia del Senado en una sesión a puerta cerrada que Sessions podría haber tenido una tercera reunión -hasta ahora desconocida- con el embajador ruso en EEUU, Sergei Kislyak.

Sessions se defendió el jueves del testimonio abierto que dio ese día Comey y aseguró que se apartó de la investigación rusa “solo” por su participación en la campaña del ahora presidente, Donald Trump.

Así, el Departamento de Justicia contradijo en un comunicado la versión que dio Comey, quien sugirió que Sessions se apartó de la investigación rusa el 2 de marzo debido a su participación en una serie de hechos, que al ser clasificados, no desveló ante el público.

Fuente