En este corto video, cada segundo está lleno de dulzura. La pequeña Louise tiene albinismo, lo cual le impide observar con normalidad. Al usar un par de lentes por primera vez, se sorprende al identificar el rostro de su madre. Su sonrisa lo dice todo.

FUENTE