vesicula biliar-Raccoonknows.jpg

 

Colgando hacia fuera, apenas por debajo del lóbulo derecho del hígado, está la vesícula biliar, una estructura en forma de pera. Cuando está lleno de bilis, este órgano puede crecer hasta 10 centímetros (cm) de largo y 4 cm de ancho.

A menos que hayas tenido un cálculo biliar o te hayan extirpadola vesícula biliar quirúrgicamente, es poco probable que pienses en ella. Pero si te está causando dolor agudo u otros problemas, lo más seguro es que tengas que deshacerte de tu vesícula.

1. Tu vesícula biliar sirve como bolsa de almacenamiento.

Aunque el hígado es quien se encarga de crear la bilis para ayudar a la digestión, la vesícula biliar tiene la función de almacenarla hasta que realmente se necesita. El hígado produce de 500 a 1000 mililitros (ml) de bilis por día, pero la vesícula biliar puede concentrar hasta diez veces su densidad y almacenar de 30 a 50 ml de bilis mucho más densa.

2. Los cálculos biliares se forman, en su mayoría, de colesterol endurecido.

Los cálculos biliares se forman cuando una de dos substancias (colesterol o bilirrubina) sobresatura la bilis y se cristaliza. Los cálculos causados por bilirrubina son más raros que los formados a partir del colesterol endurecido y son más comunes en personas con trastornos de la sangre, como la anemia de células falciformes.

3. Una dieta baja en colesterol y grasas es ideal para tener una vesícula biliar sana.

La mayoría de las piedras en la vesícula se forman a partir del colesterol, por lo que tener una dieta baja en colesterol y grasas es mejor para la salud de la vesícula biliar.

4. Una dieta buena para el corazón también es buena para tu vesícula biliar.

Cualquier dieta que califique como “saludable para el corazón” es “saludable para la vesícula biliar “. Esto significa que una dieta rica en grasas saludables mono-insaturadas, como las que tienen los frutos secos, semillas, aguacates, aceitunas y mantequilla de maní, es ideal. Las grasas poliinsaturadas también deben ser parte de esa dieta equilibrada y se encuentran en el pescado graso, nueces, semillas de lino y aceites vegetales. Evitar los alimentos que aumentan los niveles de colesterol también reduce el riesgo de desarrollar cálculos biliares.

5. La pérdida de peso rápida puede causar cálculos biliares.

Además de la dieta sana, mantener un peso saludable es importante para el buen funcionamiento de la vesícula biliar. Las personas con obesidad tienen un mayor riesgo de cálculos biliares, pero la pérdida brusca de peso puede también causarlos. Está bien bajar de peso si es necesario, pero no es bueno perderlo todo a la vez.

6. Cerca del 12 por ciento de la población tiene cálculos biliares, pero sólo a unos pocos les causa problemas.

Además de las personas con obesidad y las que tienen una dieta pobre o rica en grasas y colesterol, las mujeres embarazadas también son más propensas a tener cálculos biliares, lo que significa que deben prestar una atención especial a los alimentos grasos durante el embarazo. Las personas con ciertos trastornos sanguíneos, como la anemia de células falciformes, pueden tener un riesgo más alto de cálculos formados por bilirrubina.

Los adultos mayores, las personas que tienen antecedentes familiares de cálculos biliares y las personas que toman ciertos medicamentos, como los anticonceptivos orales, también enfrentan un mayor riesgo.

7. El signo más común de cálculos biliares es un dolor intenso.

Se dice que hasta el 80 por ciento de las personas nunca presenta síntomas relacionados con sus cálculos biliares. Sin embargo, cuando se presentan, por lo general se trata de un dolor intenso. Este dolor generalmente es descrito como agudo, punzante e insoportable, en una escala del 1 al 10, es un 10. El dolor comúnmente se produce después de comer una comida rica en grasas, esto se debe a que la grasa es el disparador más fuerte para que la vesícula se vacíe.

Casi siempre se produce en el lado derecho, por debajo del esternón y puede irradiarse a la espalda. Puede durar varias horas y estar acompañado de náuseas.

8. La mejor prueba para diagnosticar un cálculo biliar es el ultrasonido.

La mejor prueba para identificar los cálculos biliares es el ultrasonido. La tecnología de ultrasonido es capaz de detectar cálculos biliares, irritación o líquido alrededor de la vesícula biliar.

9. El movimiento de un cálculo biliar puede causar inflamación y requerir cirugía.

En ocasiones el paso de un cálculo biliar desencadena síntomas tan fuertes, como dolor insoportable o infección de la vesícula biliar (colecistitis), que finalmente se requiere la eliminación de la vesícula biliar mediante la cirugía conocida como colecistectomía.

10. La cirugía de extirpación de la vesícula biliar es generalmente un procedimiento ambulatorio.

La cirugía laparoscópica implica una incisión por el ombligo, y dos o tres aberturas mínimas por debajo de las costillas en el lado derecho. Aunque por lo general es una cirugía ambulatoria, requiere anestesia general ya que el cirujano necesita llenar el abdomen con dióxido de carbono para ampliarlo y facilitar su trabajo.

Tras la operación el paciente suele experimentar dolor o molestias durante tres a cinco días, lo que puede requerir medicamentos para el dolor y no realizar actividades extenuantes durante al menos dos semanas. Los pacientes por lo general se curan completamente dentro de cuatro a seis semanas, aunque pueden experimentar diarreas a corto plazo.

Fuente