image

 

La piña es una fruta muy deliciosa que se ha valorado desde la antigüedad por sus cualidades diuréticas y digestivas que promueven el buen funcionamiento de los órganos principales.

Sus mayores virtudes se le atribuyen a su elevado contenido de fibra, fitoesteroles y bromelina, cuya acción en el cuerpo facilita la expulsión de las toxinas que pueden ocasionar enfermedades.

También se destaca su riqueza en sustancias antioxidantes que protegen al organismo frente al daño celular causado por los radicales libres, moléculas responsables de enfermedades crónicas y envejecimiento prematuro.

De hecho, está comprobado que es una de las mejores frutas para aquellas personas que desean adelgazar, ya que aporta sensación de saciedad, es muy baja en calorías y apoya el buen funcionamiento del metabolismo.

Su sabor y versatilidad han permitido incluirla de múltiples formas en la dieta regular; sin embargo, de un tiempo para acá se viene promoviendo el consumo de un agua preparada a partir de su pulpa y sus cáscaras, con la cual se aprovechan al máximo sus propiedades.

En esta oportunidad vamos a compartir los pasos para prepararla en casa y todas esas bondades que se pueden disfrutar cuando se toma con el estómago vacío. ¡Pruébala!
¿Cómo preparar agua de piña?

Existen varias formas de preparar esta agua, pero hay una fórmula muy sencilla que no toma mucho tiempo y da excelentes resultados.

Ingredientes
½ piña
1 litro de agua

Preparación
Pela la media piña, córtala en pequeños cubos y luego introdúcelos en una jarra con un litro de agua.
Déjala reposar toda la noche y al día siguiente consume el líquido resultante.
El litro de agua lo puedes distribuir para varias tomas durante el día.
¡Ojo! No se le puede agregar azúcar porque se arruinarían sus propiedades.

¿Por qué es conveniente tomar esta agua con el estómago vacío?
El consumo diario de agua de piña es una excelente alternativa para complementar esa cantidad de líquido que el organismo necesita para funcionar en óptimas condiciones.

Es muy ligera, no contiene azúcar y su ligero sabor ácido la hace bastante agradable para calmar la sed o refrescarse en esos días de calor.

Pese a que su consumo se puede hacer varias veces en el día, siempre se recomienda ingerir una primera parte en ayunas, es decir, con el estómago vacío.

Esto debido a que así se absorben mejor sus propiedades y se consiguen sus beneficios desde el primer momento de la jornada.

Reduce la inflamación

Su aporte de bromelina, una poderosa enzima digestiva, le aporta propiedades antiinflamatorias que tienen un impacto muy positivo sobre los tejidos y sistemas del cuerpo.

Está recomendada para aquellos que tienen trastornos crónicos como la artritis, las enfermedades óseas y otras patologías que empeoran con la respuesta inflamatoria del cuerpo.

También es una gran aliada para conseguir un vientre más plano, pues reduce la presencia de gases intestinales y la retención de líquidos.

Apoya la pérdida de peso

El agua de piña es un gran complemento nutricional para todos los que quieren perder peso de una forma saludable y estable.

Su elevado aporte de fibra y la acción de la bromelina contribuyen a mejorar los procesos digestivos y previenen la acumulación de grasa.

Estas mismas propiedades son útiles en el control de la ansiedad por la comida, pues frenan el apetito y evitan la ingesta excesiva de calorías.

Visita este artículo: ¿Quieres acelerar tu metabolismo para perder peso? Anota estos 6 tips

Depura el hígado y el colon

Desintoxicar el hígado y el colon se ha convertido en una necesidad para la mayoría de las personas. La acumulación de toxinas y las dificultades que esto ocasiona conllevan a desarrollar una serie de síntomas que desmejoran la salud.

Con el consumo de esta agua en ayunas se apoya la función depurativa del hígado para filtrar la sangre y expulsar los desechos.

Además, cuenta con un ligero efecto laxante que estimula el tránsito intestinal para lograr un colon más limpio.

Fortalece el sistema inmunológico

Su significativo aporte de vitamina C y otros nutrientes esenciales son un buen remedio para aumentar la respuesta inmunológica del cuerpo.

Ingerirla cada día en ayunas previene las enfermedades virales y reduce el riesgo de desarrollas patologías crónicas.

Incluir esta agua como parte de la alimentación es una gran forma de proteger el cuerpo y mejorar la salud. Se puede consumir todos los días, aunque también es válido tomarla dos o tres veces por semana.

Fuente