image

 

La exfoliación es un tratamiento muy común que permite remover las células muertas de la piel para darle una apariencia fresca y renovada.

Hasta hace algún tiempo muchas no tenían ni idea de lo importante que era incorporarla en sus rutinas de belleza, ya que no había suficiente información sobre todos los beneficios que puede llegar a aportar.

No obstante, en la actualidad la mayoría no dudan en practicarlo con regularidad porque con el paso del tiempo se han encargado de comprobar cuán buena resulta.

En el mercado existen varios productos de diferentes marcas y presentaciones que tienen como fin facilitar esta tarea; sin embargo, hay ingredientes 100% naturales que ofrecen efectos muy similares sin someter la piel a la acción de los químicos.

En esta oportunidad queremos recomendarte la calabaza, una hortaliza muy común cuya riqueza nutricional es impresionante.

Con esta se puede elaborar un exfoliante facial para remover las impurezas y, de paso, prevenir el envejecimiento prematuro. ¡No dejes de probarla!

¿Por qué exfoliar la piel con calabaza?

La calabaza es una de las verduras más populares en todo el mundo, útil para preparar diversas recetas y remedios naturales.

Contiene cantidades significativas de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que nutren en profundidad la piel cuando se aplica de forma directa.

Su uso regular funciona como un apoyo para reducir los efectos negativos de los radicales libres, pues actúa contra el daño oxidativo y contribuye a regenerar las células perjudicadas.

Está demostrado que es apta para todo tipo de pieles, pues no altera los aceites naturales, es una gran humectante y no causa efectos secundarios en los que sufren sensibilidad.

Desde hace muchos años se han utilizado sus compuestos activos como ingredientes para la preparación de bronceadores y protectores solares, ya que reducen el impacto negativo de los rayos UV del sol y previenen la aparición de manchas.

Uno de sus compuestos, la niacina, estimula la circulación y promueve la eliminación de toxinas para reducir los episodios de acné.

Otra ventaja es que es bastante económica y se presta para ser combinada con otros ingredientes que pueden potenciar sus efectos.

No olvides leer: Elimina el acné definitivamente con estos 6 tips de belleza

¿Cómo preparar una mascarilla exfoliante con calabaza?
Calabaza

Como ocurre con otros ingredientes naturales, la calabaza es muy manejable al momento de utilizarla en productos estéticos caseros.

En este caso la procesaremos hasta convertirla en puré para combinarla con otros ingredientes saludables como la miel de abeja y el azúcar moreno.

Ingredientes
1 rodaja grande de calabaza madura
2 cucharadas de miel de abeja (50 g)
3 cucharadas de azúcar moreno (30 g)

¿Cómo prepararla?
Para empezar, tendrás que cortar la rodaja de calabaza madura y retirarle sus semillas.
A continuación, introdúcela en un recipiente y tritúrala hasta obtener un puré. En caso que no quede con la consistencia que deseas, la puedes llevar a la licuadora para que quede con una textura más cremosa.
Cuando esté lista, incorpora la miel de abejas y las dos cucharadas de azúcar moreno.
Remueve bien por unos instantes y asegúrate de obtener una pasta suave.

Modo de aplicación

Aunque la idea de esta mascarilla es remover las impurezas del rostro, lo más conveniente es limpiarlo bien antes de llevar a cabo la aplicación. Retirar el maquillaje y la suciedad acumulada permitirá que los nutrientes del producto penetren con más facilidad.
Una vez tengas la piel limpia, toma la cantidad de crema exfoliante que consideres necesaria y extiéndela por toda la cara con suaves masajes circulares.
Asegúrate de cubrir desde la barbilla hasta la frente, teniendo cuidado con el contorno de los ojos para no sufrir alguna irritación.
Un consejo para que te quede bien aplicada es que te recojas el cabello con una cola de caballo para que este no incomode cerca del rostro.
Si lo deseas, puedes extender su uso hacia el cuello y el escote.
Tras aplicarla, busca un lugar cómodo para relajarte durante 15 o 20 minutos.
Pasado el tiempo aconsejado, retírala con un poco de agua tibia o un paño húmedo.
Puedes repetir el tratamiento hasta dos veces por semana.

Para tener en cuenta…
Como no todas las pieles responden igual y puede existir el caso de reacciones alérgicas, lo más conveniente es que realices una pequeña prueba en alguna parte del rostro antes de extender la totalidad del producto.

Si pasados unos minutos parece no haber problemas, continúa con su aplicación.

Usa el exfoliante según las recomendaciones dadas y comprueba que es un gran aliado para mantener la piel bella sin invertir mucho.

Fuente