image

 

Los síntomas del síndrome de ovario poliquístico comienzan a manifestarse de forma gradual en la adolescencia, luego de la primera menstruación.

Así que presta atención a estos alertas y consulta con tu médico ante la menor duda…

#1 Problemas menstruales

Tus ciclos deberían ser regulares y de sangrado “normal” pero nada de eso sucede. Si hay períodos que no se presentan, se atrasan, son muy cortos o largos, experimentas sangrados abundantes o dolorosos, es momento de hacer una consulta médica.

La irregularidad en los ciclos y los problemas con el sangrado son el alerta principal de que puedes estar padeciendo síndrome de ovario poliquístico.

#2 Problemas de vello y cabello

El exceso de andrógenos (hormona masculina) cuando sufres de síndrome de ovario poliquistico hace que tu pelo y vellos cambien.

Hablando del cabello, puedes sufrir de la caída del mismo o incluso que se vuelva más fino.

En cuanto al vello corporal, notarás que tienes una mayor cantidad y que aparece en lugares que antes no tenías, como en los dedos, la espalda o el abdomen.

#3 Piel grasa y acné

Los andrógenos también provocan el exceso de grasitud en la piel y acné. Si antes no tenías estos problemas o se han intensificado últimamente, es un signo de alerta que no debes dejar pasar. Una consulta médica nunca está de más y despejará todas tus dudas.

#4 Cambios de humor y depresión

Aunque pueden aparecer por distintos motivos, si sientes que todo le cae mal a tu ánimo y la depresión gana terreno, lo mejor es consultar con tu médico.

El síndrome de ovario poliquístico es una enfermedad que supone un desequlibrio hormonal y estos son posibles síntomas del mismo.

Si no se trata, el síndrome puede provocar otros problemas como la diabetes o enfermedades cardíacas, por lo que el diagnóstico y tratamiento tempranos son imprescindibles para preservar tu salud.

Fuente