Sin importarle posar sobre un montón de tierra, Kim Kardashian realizó una sesión fotográfica para un especial de la revista “System”.

El concepto de la sesión fue obra de Kanye West, marido de Kim, y las fotografías fueron tomadas por Juergen Teller.

Con un body color carne y un bustier del mismo tono, además de medias negras, Kardashian posó de manera sexy en Château d’Ambleville, en Francia, y lució su famoso trasero.

En el momento de la sesión, Kardashian aún lucía la rubia cabellera con la que sorprendió hace meses.

No a todos les gustó el resultado final de la sesión, pues consideran que la estrella de “realities” no resultó favorecida.

Fuente