Alopecia femenina-tratamiento-Raccoonknows.jpg

 

La alopecia femenina, lejos de afectar a un pequeño grupo de mujeres, resulta una incómoda realidad para el 40% de las mujeres mayores de 50 años. Además, y según las estimaciones clínicas, al menos un 50% de las mujeres llegan a padecerla durante sus vidas. Si tienes más dudas sobre este tema, o quieres aprender a remediarlo de una vez y por todas, no dejes de consultar las siguientes líneas.

¿Qué es la alopecia femenina?

Se define como la pérdida parcial o total del cabello en individuos del sexo femenino. Generalmente, este trastorno comienza a manifestarse alrededor de los 25 y los 30 años de edad, y el principal indicio es la aparición de cabellos más cortos y delgados cada vez. Al mismo tiempo, el vello del cuero cabelludo puede incluso perder color y mostrarse completamente transparente. Cada uno de estos escenarios toma lugar generalmente en la parte frontal y superior de la cabeza, lo que genera además implicaciones estéticas mucho más delicadas que en los hombres, sobre todo por el componente social que ello significa.

Causas de la alopecia femenina

Las causas de la alopecia femenina pueden ser muy variadas, desde escenarios de estrés emocional agudo (pérdida de un ser querido, trastorno mental, etc.) hasta la ingestión de algunos medicamentos para la presión arterial o con altas dosis de vitamina A. Al mismo tiempo, esta patología, que puede ser genética en muchos casos, también posee otros factores de riesgo, como pueden ser desequilibrios hormonales durante el embarazo, el uso de anticonceptivos, el estrés físico producido por anemias o pérdidas repentinas de peso, y finalmente, la menopausia.

Por último, debemos apuntar al envejecimiento, como otra de las causas más comunes asociadas a la pérdida del cabello en las mujeres. Durante la tercera edad, los niveles andrógenos se alteran, algo que puede desencadenar una alopecia, especialmente si se hizo un uso frecuente de tratamientos para alisar el cabello.

Síntomas de la alopecia femenina

A diferencia de la calvicie masculina, la alopecia femenina muestra un patrón completamente diferente. En este caso, el cabello comienza a experimentar un adelgazamiento prolongado, disminuyendo la densidad capilar en algunas zonas como la corona y la parte superior del cuero cabelludo. Generalmente, esta situación se inicia en la parte central del cabello, y a partir de aquí, se ensancha, llegando en raras ocasiones a la línea de implantación frontal del cabello. Tampoco es habitual que la alopecia femenina termine en una calvicie total, como sí sucede en el caso de los hombres. Del mismo modo, no se producen úlceras cutáneas en el cuero cabelludo.

Tratamientos para la alopecia femenina

Para tratar la alopecia femenina, es necesario llevar a cabo un diagnóstico inicial, que permita determinar la presencia de andrógenos, o sea, de hormonas masculinas causantes de la pérdida del cabello. Del mismo modo se podrá realizar una biopsia de piel, o exámenes de sangre para descartar otros trastornos cutáneos. A partir de este punto, el especialista podrá recomendar la suplementación de medicamentos, teniendo en cuenta que la alopecia femenina es un trastorno permanente, y que tiende a agravarse con el tiempo.

El Minoxidil, además de ser el único medicamento que cuenta con aprobación médica, es el más efectivo para tratar la alopecia. No obstante, existen otros tratamientos mediante el uso de cimetidina, ketoconazol y espironolactona que pueden ofrecer resultados similares. En último lugar, una persona que padece de alopecia femenina podrá recurrir al implante de cabello, aunque suele ser muy costoso.

Remedios naturales para la alopecia femenina

Cebolla y ajo: Gracias a las propiedades antibióticas de estos dos alimentos, pueden ser utilizados para tratar las infecciones del cuero cabelludo.

Zanahoria y leche de coco: Las vitaminas y los aminoácidos presentes en el coco, junto con los antioxidantes y oligoelementos de la zanahoria, suponen un potente remedio para devolver la salud al cabello y fortalecerlo.

Vinagre de manzana: O también vinagre de arroz. Son dos remedios ideales para prevenir o combatir la caída del cabello, especialmente cuando se debe a un exceso de grasa en el cuero cabelludo.

Aloe Vera: Es un completo cicatrizante, humectante, antinflamatorio e hidratante, por lo que resulta indispensable para tratar la alopecia femenina.

Remolacha: Aplícala sobre el cuero cabelludo para potenciar el crecimiento del pelo. Su composición de potasio, fósforo, calcio y vitaminas B y C, son excepcionales.

Romero: El aceite esencial de romero puede convertirse en una potente solución para la alopecia femenina, al igual que los aceites esenciales de lavanda, manzanilla y salvia.

Alimentación balanceada: El pescado, la soya, las nueces y los vegetales de hoja verde, deben ser priorizados en la dieta para contar con un aporte adecuado de nutrientes que fortalezca el cabello.

Consejos para evitar la alopecia femenina

– Vive tu vida sin estrés. Apóyate en algunos recursos como la risoterapia, el yoga o los deportes para relajar tu cuerpo y tu mente.

– Si tienes escenarios de depresión, estrés o anemia, acude de inmediato a un médico antes de que la situación empeore.

– Apuesta por una alimentación responsable y sana. Potencia el calcio, el hierro y las vitaminas en tus comidas. Esto fortalecerá tu cuero cabelludo.

– No utilices cepillos con cerdas duras, y sobre todo, no utilices peinados donde el cabello quede demasiado apretado.

– No fumes. Además de ser dañino para tus pulmones, también arremete contra el folículo piloso.

– Lava tu cabello, pero no a diario. Un lavado frecuente puede debilitarlo y hacerlo extremadamente frágil al punto de deteriorarse.

– Utiliza champús naturales y con aporte de nutrientes. No te fíes de aquellos que contengan productos químicos agresivos o sulfatos.

– Emplea cada cierto tiempo un aceite esencial, y aplícate un relajante masaje sobre el cuero cabelludo para estimular el sistema circulatorio.

– Los rizadores, las planchas y las secadoras no están prohibidas del todo, pero haz un uso moderado de estos equipos.

– Recorta tu pelo cada tres o cuatro meses para aportarle mayor fuerza y salud.

Fuente