John Legend-Raccoonknows.jpg

En un arranque de sincera modestia, el cantante John Legend ha rechazado tajantemente el perfil de hombre atento y generoso con su pareja que se la he venido atribuyendo gracias a su sólido matrimonio con Chrissy Teigen, así como por el sentimentalismo que se desprende de sus exitosas canciones, aunque al mismo tiempo asegura que cada día que pasa se esfuerza más por complacer a su esposa y tratar de ser el mejor marido posible para ella.
“Tengo que decir que para nada soy el marido perfecto. Eso sí, trato de comprar flores de forma aleatoria y sin motivo aparente, lo cual creo que es algo bueno. Pero no soy tan romántico como la gente podría pensar. Vamos, desde luego mis amigos no piensan en mí como un experto en el amor al que poder pedir consejo. Pero estoy trabajando en ello y voy mejorando”, confesó a la revista InStyle.
De hecho, una de las consecuencias que se derivan de su estable vida familiar -John y Chrissy tienen una hija de ocho meses llamada Luna- reside en el carácter exigente y estricto que ha empezado a exhibir hacia aquellos con los que comparte entorno laboral, ya que desde el nacimiento de su pequeña no está dispuesto en la misma medida a mantenerse lejos de las dos mujeres más importante de su vida.
“Ahora que tengo mi propia familia, me he vuelto mucho más duro con toda la gente que trabaja para mí. Ahora digo con bastante más frecuencia cosas como: ‘No, no pienso hacer eso ni tampoco ir a ese sitio’. Trato de estar en casa tanto tiempo como puedo, porque no quiero perderme ninguno de los momentos más especiales de la vida de Luna“, argumentó en la misma entrevista.
No obstante, el vocalista de 38 años está convencido de que su actitud general ante la vida es mucho más flexible y relajada que la de su atractiva esposa, por lo que en los próximos meses tratará de verse contagiado por la “energía desbordante” que define a la popular modelo.
“Soy bueno ejecutando órdenes, haciendo bien las cosas y siguiendo el camino marcado, y creo que eso se explica con mi personalidad, que es más llevadera y algo sumisa en ocasiones. Por eso me gusta estar con alguien como Chrissy, que es diferente a mí. Tiene una energía desbordante y es más apasionada y emocional”, se sinceró el estadounidense.