Isabel Pantoja- Juan Gabriel-Apartamento-Raccoonknows.jpg

Isabel Pantoja y Juan Gabriel eran uno mismo en el escenario, además de que el compositor de origen michoacano siempre destacó que la tonadillera española era una de sus más grandes amigas. Por eso que no sorprende que a su muerte la cantante recibiera una prueba del cariño del Divo de Juárez

Agustín, en una breve estancia en México, precisó que la vivienda tiene una extensión de casi la totalidad de la primera planta del primer piso y cuenta con nueve habitaciones, cocina, despensa, cuarto de baño y cuarto de servicio. Además de un espacio más en la parte de arriba de la vivienda, que en total cuenta con nueve balcones que dan a una conocida calle.

La propiedad está supuestamente valorada en más de $1,2 millones y lleva muchos años deshabitada.  Algunos medios españoles aseguran que Pantoja podría vender la casa pronto, ya que no atraviesa por un buen momento económico después de pasar por la cárcel debido a un caso de corrupción.

Aparentemente la intérprete se sorprendió con la noticia de la herencia, ya que no esperaba recibir algo así por parte de su gran amigo, que la hizo madrina de Iván Aguilera, el único hijo biológico de los cinco que tuvo el intérprete de “Costumbres”.

La amistad de Juan Gabriel con Pantoja se inició en 1988, cuando el cantante anunció su “divorcio artístico” de Rocío Durcal y apareció una nueva musa española. Para la española también fue un momento determinado, ya que seguía muy dolida por la muerte en el ruedo de su esposo, el toreroFrancisco Paquirri Rivera, lo que para la prensa rosa la había convertido en “la viuda de España”.

El primer disco que realizaron juntos fue Desde Andalucía, con temas de Juanga como “Virgen del Rocío”.

Sus colaboraciones siguieron con el tiempo, hasta el punto de que la tonadillera llegó a declarar que con Juan Gabriel su vida era muy diferente: “Junto a él soy feliz y no me siento sola”.

Fuente