Kim-Kardashian-Raccoonknows-2.jpg

 

La estrella televisiva Kim Kardashian nunca ha tenido reparo alguno a la hora de mostrarse tal como vino al mundo, ya sea para una sesión de fotos encargada por una revista o para ampliar el extenso catálogo de instantáneas que conforman su cuenta de Instagram.

Por eso mismo le cuesta entender por qué ciertas personas volvieron a atacarla sin piedad el pasado mes de marzo tras publicar una foto en la que, aunque se mostraba completamente desnuda, al menos había tenido el detalle de tapar sus atributos con dos barras negras superpuestas.

“Ni siquiera estaba pensando demasiado cuando lo subí a mi perfil. Solo sé que me estaba tiñendo el pelo otra vez de negro porque lo tenía rubio, de verdad que fue algo inocente y espontáneo. Además me tapé. Con las barras de censura parecía como si llevase un bikini. Para mí fue solo un gesto de diversión, pero algunas personas se lo tomaron…. Fue una locura, no me estaba promocionando”.

“Tienes que hacer lo que te haga feliz, así que si no te gusta… Bueno, no entiendo por qué se generó tanto drama”, se defiende la mujer de Kanye West en una entrevista a la revista HELLO!
kim2.64(800x600)

Pese a que Kim sabe que su condición de celebridad conlleva una gran responsabilidad, al mismo tiempo no está dispuesta a renunciar a todo aquello que define su personalidad solo para evitar que aquellos sectores más puritanos se molesten por las imágenes que publica.

“Sé que tengo cierta responsabilidad. Pero siempre he querido mantenerme fiel a mí misma, así que si voy a colgar algo que haga que los demás se sientan incómodos… Lo vuelvo a repetir: no estoy animando a que la gente haga lo mismo, solo estaba demostrando lo orgullosa que estaba de haber recuperado mi peso previo al embarazo. Perder 32 kilos es muy difícil, así que respeto mucho a la gente que ha pasado por lo mismo que yo”, se reafirma Kim.

Fuente