infecciones urinarias-Raccoonknows.jpg

 

Una infección urinaria (urinary tract infection, UTI por sus siglas) es una infección de cualquier parte de las vías urinarias. Las vías urinarias comprenden los órganos que recogen, almacenan y eliminan la orina del cuerpo.

Estos órganos son

– Los riñones: Los riñones recogen materiales de desecho y agua adicional de la sangre para producir orina.
– Los uréteres: Los uréteres llevan la orina de los riñones a la vejiga urinaria.
– La vejiga urinaria: La vejiga urinaria almacena la orina y la elimina cuando está llena.
– La uretra: La uretra lleva la orina de la vejiga urinaria al exterior al orinar.
– La próstata: La próstata agrega líquido al semen.

Causa de las infecciones urinarias

Por lo general, las infecciones urinarias son causadas por bacterias. Las bacterias también pueden habitar en el aparato digestivo, en la vagina o alrededor de la uretra. La uretra se encuentra en la entrada de las vías urinarias. En la mayoría de los casos, estas bacterias entran a la uretra y van hasta la vejiga urinaria y los riñones. Generalmente el cuerpo elimina las bacterias sin que se presenten síntomas. Sin embargo, parece que algunas personas, como las mujeres y las personas de mayor edad, son propensas a estas infecciones.

Las mujeres tienen más probabilidades de contraer infecciones urinarias que los hombres.

Cuándo consultar al médico

Usted debe consultar al médico si presenta alguno de estos signos o síntomas:
– sensación de ardor al orinar
– necesidad frecuente o intensa de orinar, aunque haya poca orina para eliminar
– dolor en la espalda o en la parte baja del abdomen
– orina turbia, oscura, sanguinolenta o que tiene un olor raro
– fiebre o escalofríos

Las mujeres tienen más probabilidades de contraer infecciones urinarias que los hombres. Sin embargo, las infecciones urinarias de los hombres son a menudo graves y difíciles de tratar. Las infecciones urinarias pueden ser particularmente peligrosas en personas de mayor edad y mujeres embarazadas. Éste también es el caso de las personas con diabetes y las que tienen dificultad para orinar.

Qué sucede en el consultorio del médico

El médico puede preguntarle sobre lo siguiente:
– la cantidad de líquidos que toma
– si tiene dolor o sensación de ardor al orinar
– si tiene dificultad para orinar
– el tipo de método anticonceptivo que usa (si usted es mujer)

Tendrá que recoger una muestra de orina en un recipiente pequeño para que se examine. Además, es posible que el médico le haga una radiografía o una ecografía (ultrasonido) de los riñones. También es posible que el médico le examine el interior de la vejiga urinaria con un instrumento llamado cistoscopio.

Si usted tiene una infección urinaria, el médico puede examinar una muestra de su orina con el microscopio para buscar bacterias. Si es difícil encontrarlas, el médico puede dejarlas crecer uno o dos días en un cultivo. Luego será posible determinar el tipo exacto de bacterias, lo que permitirá al médico elegir un antibiótico que las destruya.

Pruebas de orina

Su orina se examinará con un microscopio en busca de bacterias y de las células que combaten infecciones. El médico puede solicitar un urocultivo, que es una prueba en la que las bacterias de la orina se dejan crecer en un recipiente de laboratorio. La prueba le permite al médico determinar el tipo exacto de bacterias. De esta manera el médico puede elegir el medicamento adecuado para usted.

Imágenes diagnósticas

El médico puede usar radiografías, ecografías o tomografías computarizadas (CT por sus siglas en inglés) para observar la vejiga urinaria o los riñones. Estas imágenes pueden mostrar cálculos, obstrucciones o inflamación.

Cistoscopio: El interior de la uretra y la vejiga urinaria se pueden ver con un cistoscopio, que consiste en un tubo delgado con lentes, como un microscopio. El tubo se inserta en las vías urinarias a través de la uretra.

Tratamiento de las infecciones urinarias

Si sus síntomas se deben a una infección, el médico le recetará un antibiótico. Los antibióticos pueden destruir las bacterias que causan la infección. El antibiótico que se le recete dependerá del tipo de bacteria que se haya encontrado.

Si tiene una infección simple, se le dará una receta de antibióticos para 3 días. Si es más grave, recibirá una receta para 7 días o más. Siga las indicaciones para tomar el medicamento en forma cuidadosa y completa. Avísele al médico si usted es alérgico a algún medicamento.

Infecciones repetidas

La mayoría de las mujeres sanas no padece infecciones repetidas. Sin embargo, alrededor de una de cada cinco mujeres las presenta. Algunas mujeres tienen tres o más infecciones urinarias al año. Los hombres con frecuencia tienen infecciones repetidas. Las personas con diabetes pueden tener infecciones repetidas. Los problemas que causan dificultad para orinar también pueden ocasionar infecciones repetidas.

Si usted padece infecciones repetidas, consulte al médico acerca de planes especiales de tratamiento. Quizá el médico le envíe a ver a un urólogo, que es un médico especialista en afecciones de las vías urinarias. Es posible que el médico le pida que tome antibióticos durante más tiempo para prevenir las infecciones repetidas. Algunos médicos les dan un suministro de antibióticos a los pacientes que padecen infecciones urinarias frecuentes. Los antibióticos se deben tomar al primer signo de infección. Asegúrese de entender y de seguir las instrucciones de su médico.

Si usted es hombre, tenga en cuenta lo siguiente:

– Es posible que tenga que tomar antibióticos durante más tiempo. Esto se debe a que las bacterias pueden ocultarse en el interior del tejido de la próstata.
– No debe tomar los medicamentos que le hayan sido recetados a su esposa pensando que curarán su infección. Consulte a un médico para que le dé el tratamiento adecuado para usted.

Cómo prevenir las infecciones repetidas

– Realizar cambios en algunos hábitos cotidianos puede servir para evitar las infecciones urinarias.
– Tome muchos líquidos para eliminar las bacterias de su cuerpo. Tomar agua es lo mejor. Trate de beber entre seis y ocho vasos al día.
– Tome jugo de arándanos agrios o consuma vitamina C. Ambos aumentan la acidez de la orina, haciendo que las bacterias no puedan crecer fácilmente. El jugo de arándanos agrios también hace que la pared de la vejiga urinaria se vuelva resbalosa. Así las bacterias no pueden adherirse a ella.
– Orine frecuentemente y en cuanto sienta la necesidad de hacerlo. Las bacterias pueden crecer cuando la orina permanece en la vejiga urinaria demasiado tiempo.
– Orine poco tiempo después de tener relaciones sexuales. Así se eliminarán las bacterias que puedan haber entrado en la uretra durante el coito.
– Después de ir al baño, límpiese siempre de adelante hacia atrás. Esto es de particular importancia después de una evacuación intestinal.
– Use ropa interior de algodón y prendas holgadas. Éstas permiten la entrada de aire y ayudan a mantener el área seca. Evite los pantalones de mezclilla apretados y la ropa interior de nailon. Éstos atrapan la humedad y contribuyen al crecimiento de las bacterias.

En las mujeres, los diafragmas y los espermicidas pueden provocar infecciones urinarias porque estimulan el crecimiento de las bacterias. Si padece infecciones urinarias, piense en la posibilidad de cambiar de método anticonceptivo. Los condones sin lubricante o los condones con espermicida provocan irritación, que puede contribuir a que las bacterias se repoduzcan. Piense en la posibilidad de usar condones con lubricante y sin espermicida. O use un lubricante que no contenga espermicida.

Esperanza a través de la investigación

Científicos que cuentan con el respaldo de los National Institutes of Health, que en español se llaman Institutos Nacionales de la Salud, están trabajando en una vacuna para prevenir las infecciones urinarias. La vacuna tal vez consista en un supositorio para colocar en la vagina. Otra posibilidad es una pastilla para fortalecer las células del cuerpo que combaten las infecciones.

Fuente