image

 
Tras perder su pierna derecha debido al síndrome de shock tóxico (TSS por sus siglas en inglés), la modelo Lauren Wasser decidió demandar al fabricante de tampones que usaba, Kimberly Clark.

En octubre de 2012, la modelo fue traslada de manera urgente a un hospital de California donde se le diagnosticó con TSS. Esta infección le desarrolló una gangrena que condujo a la amputación de una de sus piernas.

“Cuando llegué a casa me quería matar”, dijo Wasser en entrevista con Vice. “De repente no tengo una pierna, estoy en una silla de ruedas, no puedo ir al baño. Estoy postrada en una cama, no me puedo mover, sentí como que aquellas cuatro paredes eran mi prisión”.

El TSS es un trastorno poco frecuente provocado por una toxina bacteriana. “Sabes que los cigarrillos pueden matarte, así que cuando los usas, es tu elección”, agregó. “Si hubiera tenido toda la información sobre el TSS, nunca hubiera usado tampones”.

Fuente

image

image